El laberinto rodante: mens sana in corpore sano para hamsters y perros

Empresas

Nadie dijo que hacer deporte, ejercitar la inteligencia e incluso alimentarse no pudieran hacerse al mismo tiempo. Desde luego el inventor de ese laberinto esférico para mascotas
tenía claro que lo de la multitarea podía aplicarse también a los animales. En este caso parece que incluso podrías aprovechar este invento para dejar dentro a tu hámster y que aprenda a resolver laberintos mientras rueda por toda la casa, pero en realidad está pensado para desarrollar la inteligencia de tu perro.

Dicen que a los niños y los animales no se les enseña castigándoles cuando hacen algo mal sino premiándoles cuando hacen algo bien.

Ese es el espíritu que subyace en el funcionamiento de este laberinto rodante y que a poco que tu perro sea un poco paciente o en su defecto se pirre por la comida (todos lo hacen) pueden conseguir que tu mascota termine siendo capaz de, no sé, resolver sudokus o hacerte la Renta.

En el interior de la esfera transparente otra pieza de plástico dibuja un laberinto sencillo. En el interior colocarás una pequeña galletita de premio, de esas que hacen que el perro de Paulov parezca apático.

Bastará dejarlo al alcance de tu cánido para que se entretenga dándole vueltas y vueltas hasta descubrir el modo en que la galleta termina saliendo por un agujero te recorrer todo el laberinto.

El fabricante no incluye la indicación pero ya te lo aconsejamos nosotros: si tu perro es de los que suelen fiarse más de la fuerza bruta quizá no sea el juguete más apropiado y la bolita de plástico termine masticada y eructada por tu pequeño Terminator.

Ya sabes, chihuahuas sí, bullterrier no. ─[Mazee Puzzle Ball]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor