El LHC no solo no destruye el mundo, además hace música

Empresas

Gran Colisionador de Hadrones, cuánto nos sorprendes. Nada más conocerte, parece que vas a destruir el mundo, manteniéndonos en vilo (si el mundo lo destruye un “gadget”, aunque éste esté crecidito y no quede nadie para leerlo, saldrá en Itespresso, ¡por supuesto!). Y no solo no eras tan malo, si no que además haces música. Estás hecho un pan. Bien, no se puede decir que sea una música… bonita o melódica. La describiría más como terroríficamente bella o inquietante. Puede que ni siquiera sea música. Pero tiene notas. Puedes oírla tras dar el salto.

Sí: si yo soy un técnico que está apretando alguna tuerca de un recóndito corredor del kilómetro 20 y empiezo a oír eso, lo menos me imagino que es un alien. Pero las notas no las produce el LHC en sí:

“Un reactor está hecho de un montón de celdas que contienen depósitos de energía. Cada celda tiene una energía, una distancia y una distancia angular (dR) asociadas con ella. De modo que cada celda puede escucharse como una nota independiente en este ejemplo. Esta es una pista larga (sobre 90 segundos). la intensidad de los sonidos se va reduciendo según se aproxima el final, con eventos aislados separados por silencios de varios segundos.”

Extraño. ¿Tan mal va la crisis que usan el Gran Colisionador de Hadrones como instrumento musical?

—Javier G. Pereda [LHCsound]

Autor: Javiergp
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor