El malware más activo en junio está orientado al phishing

SeguridadVirus

Una empresa del Reino Unido ha publicado una estadística sobre correo basura y virus en junio de 2006.

Al margen de la exactitud de los números y los métodos para conseguirlos, el estudio refleja lo estático del mundo del malware en general, instalado cómodamente en constantes variaciones de código vírico que ha demostrado su eficacia desde hace más de dos años.

Según la compañía SoftScan, los cinco primeros puestos de familias de virus en junio y su porcentaje de presencia en correos infectados es:

1.- Phishing: 48.05%

2.- Netsky: 16.69%

3.- Mytob: 15.05%

4.- Bagle: 5.94%

5.- Mydoom: 3.44%

Si se visita la página en la que la empresa hace públicos estos datos, se puede observar además su evolución cada 24 horas, así como un estudio pormenorizado mensual del espectacular incremento del correo basura en los últimos años.

El primer puesto lo ocupan los virus (o malware en general) destinados al phishing. En esta categoría se englobaría todo tipo de código destinado a robar credenciales bancarias, ya sea registrando teclas, robando información, engañando al usuario… pero siempre desde el punto de vista de la rentabilidad y el lucro. Nada menos que casi la mitad del malware que circuló en junio correspondía a este tipo de basura.

En segundo puesto y a distancia, encontramos a Netsky, un famoso virus que lleva desde febrero de 2004 dando guerra. Hoy, decenas de versiones después, sigue siendo de los virus más populares. Los tataranietos de su primera versión siguen infectando muchos sistemas operativos Windows.

Mytob es un poco más joven. Lleva desde febrero de 2005 llegando a los buzones de sus víctimas. Sus primeras versiones pertenecían a la familia del MyDoom y aprovechaban una vulnerabilidad del proceso LSASS de Microsoft Windows para propagarse. También se ha difundido y mantenido activo a través de innumerables versiones y variantes.

Bagle, de los más veteranos, lleva acechando sistemas desde enero de 2004. Tuvo un importante impacto en su momento y hoy su descendencia sigue ahí como uno de los virus con más representación en el correo.

MyDoom también se descubrió en enero de 2004, y en un principio, se habló mucho de él por tener programado en su código un ataque de denegación de servicio en a la dirección web www.sco.com.

Estas cuatro últimas familias de virus están muy relacionadas entre sí y tienen muchos puntos en común. Se han ido perfeccionando con el tiempo, sufriendo gran cantidad de variaciones que le han permitido propagarse de manera más efectiva y pasar desapercibidos para los antivirus. Todos tienen en común una abundante descendencia. En algunos casos, el código se hizo público, lo que contribuyó a una frenética aparición de variantes casi a diario. También, como si se tratara de mafias dispuestas a defender su territorio, algunos de estos virus intentaban desactivar las acciones del resto, en lo que se convirtió en una verdadera guerra tanto técnica como dialéctica (a través del código fuente) entre los creadores. Se podían permitir el lujo de tomar el sistema de su víctima como un campo de batalla, donde peleaban impunemente por los recursos, burlándose de los antivirus y los usuarios.

Por último, además, estos virus han contribuido en gran medida a la aparición de botnets y sistemas zombie, debido a que muchas de sus versiones incluyen funcionalidades de puerta trasera.

Las conclusiones de esta lista son claras. Los creadores de virus son prácticos y no innovan ya más allá de lo necesario para seguir pasando más o menos inadvertidos. No buscan notoriedad, sino eficacia en su código. Han encontrado algunas familias de virus efectivas que sirven eficazmente a sus propósitos y trabajan constantemente sobre ellas para mejorarlas.

Pero sobre todo, triunfa el phishing como método lucrativo de las nuevas mafias organizadas. A juzgar por el número de estafas consumadas y los niveles de persistente infección, parece que han tomado el camino más adecuado a sus intereses.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor