El MIT y sus aviones de doble cuerpo: ¿el futuro de los vuelos comerciales?

Empresas

No se trata de aviones siameses ni de uno que se ha pasado con las monas de Pascua. El último proyecto de esa fábrica de ideas para el futuro que es el Instituto Tecnológico de Massachussets, en comandita con la NASA, es un avión con cabina en anchura XXL, lo que unido a puntuales cambios en el diseño le permitiría duplicar el pasaje con un coste de combustible similar al 30% de un avión convencional actual.

La subida de los carburantes va a costarle este año 40.000 millones de dólares más que el año pasado a las aerolíneas. Algo hay que hacer. Y en el MIT se lo han tomado en serio.

Cambios de diseño y estructurales en un avión como el de la fotografía sobre estas líneas podrían favorecer este propósito. Por un lado se amplia la anchura de la cabina, con lo que parece que estamos contemplando un par de aviones unidos. Este aumento del fuselaje permite una reducción de la superficie de las alas.

Otro punto importante que varía es la inclusión de los motores no bajo las alas sino en la parte trasera, en la cola, lo que proporcionaría un mejor empuje al dirigir el chorro justo en el vector de dirección del aparato. Si os fijáis en el morro de la cabina observaréis que está levantado. Esto también es de gran ayuda aerodinámica tanto en la sustentación como en la circulación más eficiente por un fluido como es el aire.

El ahorro total conseguido es de un 70% de combustible frente a un 737, y del mismo tan solo la mitad correspondería a lo conseguido mediante cambios de diseño, es decir, nada que ver con la inclusión de nuevos materiales en fuselaje o motores, lo que ahorra peso.

Este proyecto afronta ahora una nueva fase en la que se probará un prototipo a escala 1/11, pero no tengáis prisa en subir a uno. Si todo va bien no estarían disponibles comercialmente aviones de este tipo hasta el año 2035. ─[MIT vía Aviation Week]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor