El orbitador de la ESA encuentra "sobresaturación de agua" en la atmósfera marciana

Empresas

Si dices “hay agua en Marte” ya no es noticia.

Hay que utilizar términos más espectaculares como “sobresaturación de agua en la atmósfera”. Es lo que ha anunciado la Agencia Europea Espacial (ESA) al sar a conocer los resultados de las observaciones obtenidas en Marte por el orbitador Mars Express y que demostrarían una importante presencia de vapor de agua en suspensión sobre la superficie de Marte, lo que revolucionaría los estudios sobre la evolución atmosférica de nuestro vecino. Y aún hay más.

A bordo del orbitador marciano Mars Express se encuentra un espectómetro llamado SPICAM, encargado de medir la composición de la atmósfera del planeta.

Los resultados de sus observaciones revelan que la misma está sobresaturada de agua. Dichas mediciones han sido realizadas sobre la estructura vertical de la atmósfera del planeta desde la órbita con lo que también se ha podido efectuar un estudio sobre la distribución horizontal de gases en la atmósfera, aunque no se ha podido explorar la cuestión de cómo se mezcla el vapor de agua en la misma.

Las conclusiones de estos análisis permitirían abrir toda una nueva vía al estudio y la comprensión de la evolución histórica de la atmósfera marciana que podría alterar lo que hasta ahora conocíamos sobre cómo evolucionó Marte.

SPICAM obtiene sus datos estudiando la atmósfera por ocultación, es decir, estudiando la luz del Sol que ha pasado a través de la atmósfera del planeta justo después del amanecer o antes del atardecer. En esos momentos se pueden analizar los niveles de concentración vertical de los componentes de la atmósfera, revelándose una sorprendentemente abundante presencia de agua en suspensión.

En Marte hay 10.000 veces menos presencia de agua en la atmósfera que en la Tierra. En relación con la temperatura y presión de la atmósfera la presencia de agua puede saturar el polvo en suspensión, formándose entonces lo que conocemos como rocío. Hasta ahora se pensaba que la fría atmósfera marciana era incapaz de generar este fenómeno pues ese agua se convertiría en hielo. Los modelos que hasta ahora manejaban los científicos habrían subestimado las cantidades de vapor de agua que habría en alturas entre 20 y 50 kilómetros de la superficie marciana, que habrían resultado ser entre 10 y 100 veces superior a lo que se pensaba hasta ahora.

Además todo esto tendría una estrecha relación con la estación estival marciana en la que hay tormentas de polvo que contribuirían a elevar las partículas de agua adherida al mismo hasta las capas altas de la atmósfera, lo que explicaría por un lado la sobresaturación de agua en dichas capas así como la sequedad de la superficie. ─[Science]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor