El piano que escondía una pantalla plana

Empresas
0 0

No sé si a vosotros os pasará, pero algunos tenemos un problema con los pianos.

No, no les tenemos manía o miedo (eso lo dejamos para los payasos o los monos vestidos de persona), pero es lo típico, el piano de la bisabuela que nadie en la familia quiere heredar y a ti te encantaría quedártelo, pero una vez lo tengas en tu casa ¿qué haces con semejante mamotreto? ¿cómo lo integras en la cuidada decoración de tu moderno y minimalista salón? Y sobre todo, con lo grande que es ¿dónde metes tu “televisor grande que te cagas” (c) Renton en “Trainspotting”? Nada que un poco de bricolaje no pueda conseguir. ¿Deseas saber más?

La compañía italiana Craft Line ha encontrado la síntesis perfecta entre el innegable aporte decorativo que proporciona un piano de pared y la ya casi imprescindible presencia en el salón de una pantalla plana de tamaño gigantesco. Su piano de nombre Mediano (no, no es un instrumento musical para hobbits) cuenta con un mecanismo que hace emerger y ocultarse en su interior un LCD.

Lamentablemente eso deja inutilizado el piano, pues la televisión ocupa el espacio de las cuerdas y el resto del mecanismo que produce esos armoniosos sonidos que en nada se parecen a los de tu admirado Richard Clayderman (que sí, que no pasa nada, confiesa que te encanta emularle y que hasta has encargado una chaqueta blanca de smoking), así que el piano queda como elemento meramente decorativo, a salvo de que rices el rizo y pidas que te incluyan un teclado Körg, Yamaha o Casio (según presupuestos).

El Mediano tiene también espacios adecuados para guardar DVDs o CDs… o las partituras si eliges la opción de integrarle un tecladomusical electrónico ─Antonio Rentero [Craft Line]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor