El portátil de bajo coste de Negroponte, a partir de octubre

Cloud

El proyecto de la Fundación “One Laptop Per Child”es el intento más ambicioso de equipar a los niños pobres en países en desarrollo.

El proyecto de la Fundación “One Laptop Per Child” comienza a ver la luz al final del túnel, y espera poder entregar los primeros ordenadores de bajo coste, los XO, a miles de niños pobres a partir del próximo mes de octubre. Esto podría dar un impulso a la implicación de Intel en el proyecto.

El fundador del proyecto e investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Nicolas Negroponte, dijo en una entrevista por correo electrónico que la fundación comenzará a encargar los componentes de las máquinas al por mayor el próximo mes, para que la producción de un cargamento inicial de tres millones de máquinas comience en septiembre.

Este proyecto es el intento más ambicioso de equipar a los niños pobres en países en desarrollo y, según algunos analistas, podría sacudir el crecimiento de la industria de los ordenadores portátiles en los mercados emergentes. Los portátiles de color verde y blanco, muy fáciles de usar, pueden obtener energía manualmente en caso de que la electricidad no esté disponible y tienen un coste de 176 dólares.

El empresario mexicano Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo, se unió recientemente al proyecto y se comprometió a impulsarlo en Iberoamérica, según comentó Negroponte. “Todas éstas son noticias de última hora, a las que hay que añadir otras novedades que surgirán en los próximos 30 días: nuevos equipos, software y acuerdos con países”, apuntó Negroponte.

Negroponte intentará vender los equipos en unos 30 países, incluidos Brasil, Colombia, México, Perú, Rusia, Libia, Sudáfrica y Estados Unidos. El académico no quiso adelantar de dónde espera que vengan los primeros pedidos.

El ordenador de la Fundación, llamado XO Laptop, tiene un procesador de Advance Micro Devices (AMD), que es la compañía rival de Intel, mientras que Red Hat ayuda a diseñar los programas.

Por parte de Intel, su vicepresidente, John Davies, comentó en una entrevista que su empresa no dispone de un plan inmediato para activar su producción. Sin embargo, Davies dijo que esto podría cambiar si el esfuerzo de Negroponte se traduce en una fuerte demanda por este tipo de equipos . Por tanto, la clave de la entrada del gigante de los procesadores en el proyecto está en la demanda que se pueda llegar a crearse. “Esto va a estar impulsado por el mercado, al ritmo que pueda pagarlo y absorberlo”, dijo el vicepresidente de Intel, John Davies.

Un XO diseñado con componentes de Intel cuesta 285 dólares (más de 100 dólares más que con componentes de AMD), pero su coste puede bajar a 200 dólares si la producción se incrementa, según estima la compañía.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor