El postre perfecto para estas Navidades, el cerdito diabólico

Empresas

Cuando uno piensa en dulces o postres navideños, lo típico suele ser que tengan forma de árbol, estrella, copo de nieve, Santa Klaus… Pero al parecer a nuestro protagonista le parecía una idea muchísimo mejor un cerdito de tamaño casi natural.

Hasta aquí todo podría considerarse normal, pero si al cerdo le das un aspecto hiperrealista y además lo aderezas con colmillos, junto con una mirada y postura siniestras, lo que podría ser un suculento postre se convierte en tu peor pesadilla.

Pero la cosa no queda ahí, para hacerlo todo aún más alarmante, su creador Jonas Laberg, lo confecciono como regalo para dos niñas pequeñas de 5 y 7 años.

Afortunadamente no llegó a regalárselo, ya que posiblemente en un momento de cordura se dio cuenta de que quizás no era muy apropiado.

Y es que este cerdito siniestro no sólo lo es exteriormente, interiormente está hecho de mazapán, concretamente más de 10 kilos, lo que le da un total de 47.000 calorías de pura maldad gastronómica que acabaría con cualquiera.

Aunque me pregunto si habrá llegado aún más lejos y lo haya rellenado también con sirope de fresa para que al abrirlo sea aún más inquietante. [Neat-O-Rama]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor