El puesto de trabajo portátil [Veredicto: ríete del baúl de la Piquer]

Empresas

El mobiliario y los viajes se dan la mano con esta pieza que es a la vez mueble y equipaje. Se llama Blackhawk y permite disponer de un espacio de trabajo en cualquier lugar al que nos desplacemos. No solo la mesa donde colocar el ordenador sino también los cajones y estanterías en los que colocar todo el material que nos haga falta. Un buen aliado también para los que se se mudan con frecuencia o los que trabajan en casa y quieren dejar el “despacho” cerrado cuando terminan.

En un par de metros de altura y con la forma de un enorme baúl de aluminio similar al que se emplea en aviación, esta pieza tiene una estructura de sólida madera cuyo recubrimiento metálico es profundamente evocador de los aviones de mediados de siglo pasado.

Las dos mitades se abren por la mitad dejando al descubierto una superficie de trabajo capaz de acomodar una pequeña oficina doméstica, una oficina viajera o un lugar en el que dejar encerrado el trabajo tras una jornada en la que te haría poca gracia que tu hijo pequeño se pusiese a jugar con tu proyecto para la determinante presentación de la semana próxima.

Por supuesto no necesitas buscar ninguna excusa para ponerte una de estas en casa (si tienes espacio suficiente) más allá de que te guste y puedas permitírtelo, pero también parece una solución interesante para determinados profesionales que viajan con frecuencia acompañados de una buena cantidad de material necesario para su trabajo. Se acabó hacer y deshace maletas. ─[Restoration Hardware]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor