El radar ruso DON-2N podría detectar hasta el lanzamiento de peso olímpico

Empresas
0 0

Bien podría ser parte de la superficie de la Estrella de la Muerte, un asentamiento de los Visitantes de V o el escenario de una nueva película de Stargate, pero esta pirámide “a medio acabar” no sólo es un edificio real sino que se trata del radar más potente de la Tierra y parte del sistema antimisiles más avanzado que existe. Se llaman DON-2N y está cerca de Moscú.

Esta mole de 130 metros de largo y ancho, a pesar de ocupar mucha menos superficie que la pirámide de Keops, con una base de 230 x 230 metros, es toda una obra monumental de la ingeniería moderna que requirió para su construcción 32.000 toneladas de metal, 50.ooo toneladas de hormigón, 20.000 kilómetros de cable y cientos de kilómetros de tuberías con un total de 10.000 válvulas.

El radar DON-2N es una parte crucial para la detección de lanzamientos de misiles en el sistema defensivo ruso, un vestigio soviético que actualmente sigue operativo. Es además el sistema más preciso del mundo de rastreo orbital, llegando hasta tal punto en que fue el único radar del mundo capaz de detectar todas las bolas de metal que lanzó el Discovery en Diciembre del 92, incluyendo las dos de apenas 5 centímetros y que sólo las detectó él.

En caso de ataque, la base se cierra herméticamente y su centro de mando puede controlar 68 interceptores Gazelle de corto alcance. Ya sólo falta que tengan torretas Tesla escondidas por algún sitio de Siberia para que empecemos a lo Command & Conquer. Madre mía, como empiecen a sacar tanques nos la van a liar…— Dani Burón [English Russia]