El simulador de vuelo definitivo vuela de verdad

EmpresasInnovación

No es la primera vez que aquí en Itespresso te hablamos de simuladores de vuelo. Los hemos tenido con cabina motorizada y pantalla envolvente de 360º y una cabina de 737 en el sótano. Pero el de hoy es el definitivo, es como esos coches de las autoescuelas en las que el monitor lleva sus propios pedales de freno y embrague por si te lías. Este simulador de vuelo va en un avión de verdad. Y vuela.

Casi puede parecer una escena de apareamiento entre aviones o fuselajes siameses, pero lo que estamos viendo es el vehículo de aprendizaje más costoso y espectacular del planeta. Es la autoescuela aérea de la USAF, la Fuerza Aérea de Estados Unidos de América.

Un avión con doble cabina, que podría parecernos una para los novatos (¿llevarían una L?) y otra sobre ellos para que el instructor tenga dominio sobre el aparato, solo que en esta ocasión no se trata de enseñar a volar a los pilotos sino de lograr que funcione un nuevo modelo de avión. Se llama Total In-Flight Simulator (TIFS, acrónimo en inglés de Simulador Total En Vuelo) y toma la base de un Corvair C-131.

El avión tomado como base se construyó en 1955 pero fue profundamente modificado entre 1967 y 1970 por la USAF dotándole de motores más potentes que le conferían una mayor velocidad, altitud operativa y autonomía de vuelo. Y aquí es donde llega la segunda cabina.

Cargada de ordenadores de a bordo es capaz de controlar todos los sistemas de la aeronave y sirve como cabina de simulación para piloto y copiloto, pudiendo intercambiar en cualquier momento así como reconfigurarlos en función de la respuesta en vuelo. SI algo sale mal o no responde, desde la cabina del propioa avión otros dos pilotos de reserva pueden tomar el control de los mandos en cualquier momento.

Lo mejor es que esa “nariz” puede montarse en diferentes prototipos de aviones. De hecho ha participado en la puesta a punto de más de treinta modelos distintos de aviones, con más de 2.500 vuelos de prueba en su haber al mando de más de 180 pilotos de pruebas entre los que se encuentran los astronautas Buzz Aldrin y James Lovell.

Desde bombarderos a transportes supersónicos este simulador de vuelo TIFS era, hasta que se le trasladó al Museo Nacional de la USAF en 2008, el C-131 más veterano de las Fuerzas Aéreas con 40 años de servicio a sus espaldas… nunca mejor dicho. ─[AR15PrimeportalAeroWebNASANational USAF Museum]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor