El tribunal supremo neozelandés declara varias acciones a Megaupload ilegales

Empresas

A principios de año, EEUU se tomó muy en serio acabar de forma fulminante con Megaupload y dar así ejemplo al resto de servicios similares en Internet. Han pasado ya 5 meses y parece que el tribunal supremo de Nueva Zelanda opina que las cosas se han hecho de manera ilegal. Megaupload no volverá, pero al menos se le para los pies a EEUU para que no siga actuando como sheriff del mundo por su cuenta.

Desde que se hizo público quedaba claro que a pesar de que nos doliera, la forma en que Megaupload hacía las cosas no estaba bien, y era normal que al final la cerraran porque era un negocio, no una manera de que la gente compartiera archivos sin ánimo de lucro.

Hay una diferencia entre compartir y ganar dinero a costa de otros. Se pasaban las normas de eliminación por violación de copyright por el forro, además de subvencionar con dinero a quienes subían material ilegal sabiéndolo perfectamente, que quedó demostrado además en emails internos.

Pero a pesar de todo, las formas apresuradas de manera unilateral de EEUU en un país que no es el suyo, fueron incluso peores. No se respetó a los usuarios, se hicieron redadas exageradas y se tergiverso todo para regocijo de las grandes distribuidoras.

Pues bien, parece que ahora en Nueva Zelanda han recuperado la cordura y están declarando ilegales varios de los actos que se hicieron contra Megaupload y Kim Dotcom.

La juez Helen Winkelmann ha declarado el registro peliculero de la mansión Dotcom ilegal, por lo que todas las pruebas allí recogidas y el material requisado queda invalidado y deberá ser devuelto.

También declara ilegal que EEUU haya requisado información y que se haya mandado allí copias completas de los servidores. Por tanto deberá devolverse originales y copias a Dotcom.

Esto supone una gran victoria para que finalmente no le empapelen y quizás una vía para que los usuarios afectados por el cierre puedan demandar con mayor solidez al gobierno estadounidense.

Además, al final la jugada no ha servido para nada, ya que aunque Megaupload no existe y sus coetáneas se asustaron enormemente, en este tiempo han surgido decenas de páginas similares. Compartir archivos en Internet es algo que simplemente no puede pararse. [TheRegister]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor