El WC del espacio es tan complicado que preferirías no tener ningún momento Allbran

Empresas
0 0

Todos hemos oído hablar de las inquietantes historias de cómo los astronautas van al baño en gravedad cero. Con sólo haber visto lo que hacen para beber agua prácticamente “a bocaos” es fácil imaginarnos los marrones con los que se pueden encontrar si no tienen un sistema bien pensado para depositar sus regalos.

Gracias a un vídeo de National Geographic podremos descubrir los secretos escatológicos de la NASA y ver el lado menos heroico de los astronautas.

Y es que algo que en tierra es tan sencillo, o al menos lo parece porque algunos servicios públicos son verdaderos bodegones con excesivo realismo y tridimensionalidad llenos de texturas y sustancias de toda índole, en el espacio es bastante complicado.

Por un lado existe un protocolo que hay que seguir si no quieres ver “alienígenas” a lo Abyss de colores amarillos y marrones pululando por la nave. Dicho protocolo indica los diferentes pasos a seguir para que todo vaya bien.

Pero por otro lado está la práctica, ya que a la hora de miccionar hay que usar un tubo succionador, que puede que tras varios meses de misión se use para otros menesteres. A la hora dejar algo con más consistencia es necesario un entrenamiento para que nuestro hojaldre apunte con la precisión de un francotirador a un pequeño agujero que creará el vacío con nuestra nalgas prietas, usando para ello una cámara dentro de la taza que nos mostrará donde se sitúa nuestro agujero negro y acostumbrarnos.

Aunque lo mejor es que lo veáis por vosotros mismos en el vídeo de la fuente y decidáis si vuestro sueño infantil de ser astronautas merecería la pena.— Dani Burón [National Geographic]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor