Electro-hipersensibilidad: la pesadilla del geek

Empresas

Aunque pueda parecer broma, la electro-hipersensibilidad es una condición real. Es cierto que en el pasado la paranoia sobre las “malvadas” y “nocivas” ondas electromagnéticas a veces creaba protestas y malestar entre la población sin un fundamento consensuado, aunque otras veces los estudios nos hacen temer el cáncer u otras enfermedades

¿Pero os imagináis como sería vuestra vida si una simple llamada al móvil os dejara inconscientes? Más detalles tras el salto.

Esto es lo que le ocurre al sueco Per Segerbäck, lo que le ha hecho refugiarse en una cabaña al norte de Estocolmo. La electro-hipersensibilidad es producida por las radiaciones electromagnéticas que prácticamente todos los aparatos electrónicos producen.

Por ahora Suecia es el único país que reconoce esta enfermedad. Según estadísticas de su gobierno el 3% de la población la padece, y de hecho hasta se dan ayudas para el “aislamiento electromagnético” en sus hogares.

La verdad es que muy pocos puntos del planeta pueden escapar de las ondas electromagnéticas, de hecho hasta nosotros las producimos. Pero bueno supongo que como nos afectan dependerá de cada uno y de la intensidad.

Yo prefiero quedarme con la versión oficial de que no existen estudios que demuestren efectos nocivos sobre el ser humano, más que nada porque si no entonces debería dejar de escribir para Gizmodo y hacerme ermitaño en las montañas en una tienda de campaña reforzada con planchas de metal.

La vida es más bonita ignorando algunas cosas, pero si a pesar de eso queréis amargaros un poco os invito a leer el interesantísimo artículo de Popular Science del link, está en inglés pero es muy completo.— :Dani Burón [PopSci]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor