Elon Musk recupera el dominio X.com

Empresas

X.com, cuyo uso futuro se desconoce, perteneció a Musk en 1999, antes de que su startup financiera del mismo nombre pasara a formar parte de PayPal.

El fundador de Tesla, SpaceX e Hyperloop entre otras compañías tecnológicas punteras, Elon Musk, ha confirmado hoy que es el nuevo dueño de X.com, un dominio que poseyó en su día, allá por 1999, antes de que pasara a manos de PayPal.

El cambio en el registro de nombres de dominio Whois había sido detectado por primera vez por el bloguero Elliot Silver. Este advirtió que X.com había estado inactivo desde hacía años hasta que, el pasado 3 de julio, el dominio cambió de manos a un nuevo propietario privado, cuya identidad no es otra que Elon Musk.

El propio Musk anunciaba exultante en un tuit la recuperación del sugerente dominio: “Gracias a PayPal por permitirme comprar de nuevo http://X.com. No hay planes ahora, pero tiene un gran valor sentimental para mí”.

Musk fue el propietario de X.com a finales del siglo pasado, cuando sirvió como alojamiento para su startup de servicios financieros del mismo nombre antes de que esta se fusionara con otra compañía llamada Confinity en marzo de 2001. El negocio resultante fue renombrado como PayPal en 2001, debido a que los estudios de mercado mostraban que la mayoría de los consumidores consideraba el nombre X.com vago y potencialmente pornográfico.

Es comprensible, por tanto, que Musk esté feliz de recuperar esa parte de su pasado. Sin embargo, resulta difícil de creer que sus motivaciones se basen exclusivamente en la nostalgia. Los dominios de una sola letra son valiosos y la X es obviamente la letra más fresca y versátil del alfabeto, por lo que no sería sorprendente que tuviera un precio superior a los 5 millones de dólares, informa TechCrunch.

Por el momento, Musk no ha dado más detalles sobre la compra ni, lo más importante, sobre sus planes futuros para el dominio X.com. Tendremos que esperar para ver lo que el multiemprendedor sudafricano tiene en mente para X.com, una letra que parece gustarle, como muestran SpaceX y el Model X de Tesla.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor