En la mansión Playboy también practican el planking

Empresas

Para nuestro siguiente experimento necesitaremos una mansión, un simpático vejete envidiado desde hace décadas y 7 conejitas.

Porque sí, “hamijos” (que diría Torbe) en la mansión Playboy, ese Valhalla al que algunos aspiran con ir cuando pasen a mejor vida, también han descubierto esta inexplicable moda del planking consistente en tumbarse boca abajo (tendido prono, que decía el profe de Gimnasia) y… ya está. Y aún hay más.

Este Hugh se nos apunta a todo.

¿Que ahora lo que mola es tumbarse boca abajo a verlas venir? Pues nada, se coge uno (leer en sentido español, no argentino) a unas conejitas de la mansión Playboy (bueno, pensándolo bien…), se despeja la mesa del comedor, se hace una foto con el móvil, se tuitea y ya nos tienes a media humanidad ponderando sobre otra posibilidad más que ofrece vivir en una mansión rodeado de bellas jovencitas.

Seré sincero, nunca se me habría ocurrido hacer eso en esa situación. Al menos no con tanta ropa y sin embadurnarlas en aceite corporal y… ─[@HughHefner]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor