Eric Schmidt a Europa: “Aceptar el modelo disruptivo de Uber o enfrentaos al desempleo”

EmpresasRegulación

El presidente de Google cree que se debe crear una cultura en Europa que no castigue el fracaso, dar incentivos económicos para mejorar el acceso a la financiación y fomentar un mercado único también digital para que no existan fronteras.

¿Cómo reducir las cifras de paro en Europa? El presidente de Google, Eric Schmidt, lo tiene claro. Solo incluir la innovación en los negocios tradicionales y el abrazar el cambio tecnológico en sectores e industrias ancladas al pasado pueden conseguir frenar la caída de puestos de trabajo. Así lo manifiesta el directivo en un artículo elaborado para la Comisión Europea como parte de la serie Digital Minds for a New Europe.

Schmidt opina que Europa está a punto de abrazar el “nuevo mundo digital” y que sus ciudadanos cuentan con la educación, habilidades y la ambición necesaria para “crear las grandes empresas tecnológicas que impulsen el crecimiento económico y el empleo”. Sin embargo, apunta que el continente tiene que hacer reformas y formar un mercado único digital, algo que tiene que estar respaldado por los políticos para “asegurar que las startups europeas tengan éxito”.

“Es momento de actuar. Si no se sube a la ola de cambio tecnológico e innovación la falta de acción pondrá la economía de Europa en riesgo”, opina el responsable de Google. Schmidt cree que si el mercado único europeo se hace verdaderamente digital, los beneficios macroeconómicos serán enormes, con posibilidades de aumentar el PIB de la UE al menos un 4% en 2020 y generar hasta 250 millones de euros de crecimiento adicional. Esto permitiría también que los negocios puedan operar en 28 países y no tengan que obtener licencias individuales. Así, eliminando las barreras, las startups podrían acceder a 500.000 millones de consumidores.

El ejecutivo también habla del riesgo. Los empresarios tienen que tomarlos y se tiene que crear una cultura donde se fomente la toma de riesgos y se acepte el fracaso. Todo para que “los europeos con talento empiecen a considerar como salida iniciar su propio negocio o unirse a una startup como una opción viable”. Pero eso no sirve para nada si el capital no fluye. “Europa necesita incentivos fiscales y otras medidas proactivas que  faciliten a las startups obtener financiación. Los gobiernos deben pensar cuidadosamente acerca del equilibrio entre el impulso del crecimiento y gravar el capital”, subraya.

Schmidt insiste en que el Viejo Continente debe aceptar y abrazar el cambio: “Las viejas formas de hacer las cosas tienen que enfrentarse a la competencia. Eso les obliga a innovar”. Y cita el ejemplo de Uber como disruptivo, que a su entender está “sacudiendo el mercado de los taxis para bien” ya que ofrece mayor disponibilidad y tarifas más económicas.

Las palabras del presidente de Google van en la línea de la comisaria de la Agenda Digital, Neelie Kroes, hace unos meses. En medio de las huelgas de los taxistas en diferentes ciudades europeas la política expresaba en su perfil de Twitter y en un post su apoyo a las startups.

“La tecnología está suponiendo disrupción en muchos sectores. Los taxis no pueden ser una excepción. Necesitamos trabajar con la tecnología, no contra ella, porque no es nuestra enemiga”, señalana Kroes. La comisaria echaba un capote a los propios usuarios  porque “la gente quiere ese tipo de oferta” e invitaba a abrazar los grandes cambios en la vida aunque también señalaba que el cambio digital no es fácil.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor