Ericsson propone un futuro sin teléfonos esclavos

EmpresasMovilidad

José Antonio López, Consejero delegado de Ericsson, ha planteado en Santander el fin del Sim lock, de las subvenciones de terminales, de la erosión de los precios y las tarifas planas.

“España tiene un sector tic de los mejor posicionados, y es una realidad de la que tenemos que estar orgullos”. De esta forma abría su discurso José Antonio López, Consejero Delegado de Ericsson España durante la última jornada del XXVI Encuentro de las Telecomunicaciones (#telco26) de Santander.

Pero el futuro no es fácil. López ha recordado que la construcción del AVE en España, que propulsó la imagen de nuestro país, tuvo un coste de 28.000 millones de euros. “Cumplir con la agenda digital nos costará 23.000 millones de euros” y en este caso no hay aportaciones del estado y todo debe salir del sector privado, un sector, el de telecomunicaciones, con “fuertes desequilibrios”.

Tras hacer un repaso por algunos de esos desequilibrios, como la subvención de terminales, la continuada bajada de los precios o la falta de inversión y regulación de las OTT, Ericsson ha planteado una serie de recomendaciones en torno a la Regulació 2.0, Modelos de Negocio y la Atracción/Retención de multinacionales, que han termindo por arrancar los aplausos de los asistentes.

Con respecto a lo que José Antonio López ha denominado la Regulación 2.0, el ejecutivo ha dicho que los precios de las telecomunicaciones ya se adecúan a las medias europeas y pide a los reguladores que no faciliten la entrada de nuevos operadores que no aporten inversiones o innovaciones “y que sólo erosionan los precios”.

“Es el momento de compartir, cooperar y coinvertir, y la regulación y la ley deben favorecerlo”, ha dicho el consejero delegado de Ericsson España.

“Las subvenciones no contribuyen a dar valor y frenan las inversiones de las operadoras en redes de nueva generación”, ha afirmado López para después pedir que desaparezca el Sim lock, o los teléfonos esclavos, que se disocie el terminal del contrato, como una manera de acabar definitivamente con la subvención de terminales. Las tarifas planas también ha sido criticadas por el ejecutivo al afirmar “No hay más espacio para las tarifas planas”, asegurando que la evolución debe ser a tarifas por valor.

“España no está haciendo nada atractivo para que compañías como Ericsson, que estudia dónde posicionar sus centros de innovación, haga nada para que nos quedemos”, ha dicho el responsable de la compañía en nuestro país, donde un tercio de los empleados se dedica a proyectos de i+d.

La última recomendación de José Antonio López no ha estado dirigido a operadoras, empresas ni a organismos, sino a los propios asistentes: “Tenemos la responsabilidad de vender España y la marca de España”. Cuando la crisis está haciendo que la imagen y el concepto de España sea tan negativo “nos toca a nosotros hacer de embajadores para explicar que es un buen país para invertir, para crear empleo”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor