¿Es una oficina “molona” la clave del éxito?

Empresas

¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿el éxito o el lugar donde se fraguó? ¿un lugar de trabajo con un determinado aspecto puede determinar la consecución de los logros que en su interior se desarrollen? Peter Surrena, de la agencia PSFK así parece concluir cifrando el buen aspecto de un lugar de trabajo como una clave en la percepción por la clientela y el público pero también por el propio ambiente que puede llegar a crearse en un centro de producción de cara a sus empleados. Un paseo por las instalaciones, por las oficinas, con un potencial cliente, puede contar una historia que tiene que ver con la tangibilización del éxito de la empresa y ese valor puede suponer la diferencia entre que confíen en contratar tus servicios… o no.

Un lugar de trabajo en el que apetece trabajar es capaz de motivar a los empleados, que podrían llegar a rendir más al sentirse hasta un 31% más satisfechos si se encuentran en un entorno satisfactorio.

Informes del Centro de Estudios para la Salud a través del Diseño sugieren que un lugar de trabajo bien iluminado, con temperatura adecuada y unas condiciones apetecibles para permanecer en el mismo podrían repercutir positivamente en la empresa hasta en un 6,5% del salario del trabajador.

Algo tan aparentemente indiferente a estas circunstancias como puede ser la velocidad de escritura en el ordenador se vio incrementado hasta un 9% en empresas que cambiaron su emplazamiento por otro mejor, más moderno, más acogedor…

La Universidad de Exeter realizó un experimento en el que permitió que sus empleados “enriquecieran” sus lugares de trabajo personalizándolos con plantas de su elección y otros objetos personales… el resultado fue que trabajaban más eficientemente, con menos errores y a mayor velocidad.

Con todo no existe una solución única para la organización “decorativa” y ambiental del trabajo porque cada función requiere un desempeño único. Así para determinados trabajos será positivo compartir espacios abiertos con varios compañeros con los que interactuar pero en otras ocasiones será preferible disponer de espacios más reducidos, modulares, aislados, en los que poder concentrarse y enfocar toda la atención en la resolución de las tareas.

Sea como sea, ya tienes excusa para que tu jefe te deje llenar tu despacho/cubículo/mesa de posters motivacionales de Chuck Norris y de figuritas de japonesas en bikini. ─[CNN / PSFK]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor