España, entre los 5 primeros países de Europa en inversión tecnológica

EmpresasStartups

Madrid y Barcelona están entre los centros más importantes de Europa en cuanto a realidad virtual, realidad aumentada e inteligencia artificial.

En Europa se está produciendo un auge de las nuevas tecnologías, con 88.000 millones de dólares invertidos en fusiones y adquisiciones. Y España es una de las primeras potencias europeas en lo que concierne a creación de startups, habilidades tecnológicas y porcentaje de inversión en bruto. Así lo indica la segunda edición del informe State of European Tech, presentado por el fondos de inversión Atomico y la conferencia de startups Slush.

En lo referente a habilidades tecnológicas, en España hay más de 266.000 desarrolladores profesionales -de los cuales 80.000 se encuentran en Madrid y 50.000 en Barcelona-, lo que la sitúa entre los cinco primeros países de Europa en número de desarrolladores, por detrás de Reino Unido, Alemania, Francia y Rusia.

En cuestión de experiencia, el 49% de nuestros desarrolladores profesionales llevan al menos seis años trabajando, algunos menos que rivales como Alemania (51%), Reino Unido (53%), Finlandia (51%), Dinamarca (54%) y Suiza (55%). Además, un 18% de los profesionales españoles tiene al menos un Grado Superior, lo que nos sitúa por debajo de Suiza (26%), Finlandia (24%), Dinamarca (23%) o Alemania (22%), pero por encima del Reino Unido (14%).

En el apartado de habilidades profesionales, España tiene un lugar muy importante en cuanto a Realidad Virtual (RV) y Realidad Aumentada (RA). Barcelona es la tercera ciudad en número de miembros en LinkedIn con habilidades relacionadas con esta áreas, y Madrid es la cuarta. Sólo Londres y París tienen porcentajes más elevados. Madrid y Barcelona se sitúan en tercer lugar en cuanto a Inteligencia artificial, de nuevo justo por detrás de Londres y París.

Además, Madrid y Barcelona también ocupan la cuarta y quinta posición, respectivamente, en el ranking de ciudades con más personas especializadas en Frontier Hardware (vehículos autónomos, robótica, Internet de las Cosas, drones, etc.).

El informe también refleja el nacimiento de nuevos núcleos tecnológicos en Múnich, Zúrich, Lisboa, Madrid y Copenhague, que se unen a Londres, París y Berlín. Así como el despertar de las industrias tradicionales a las nuevas tecnologías mediante inversiones y adquisiciones directas.

El crecimiento financiero de España también es digno de ser tenido en cuenta. Desde 2015, nuestro país ha recibido más de 1.000 millones de euros en inversiones. Si echamos la vista atrás, entre 2011 y 2014 España recibió 711 millones, por lo que esta suma representa casi el doble de dinero en la mitad de tiempo.

Sin embargo, países como Suiza están entrando en la carrera como rivales de peso, con incrementos del 131% en cuanto a inversiones y 610 millones levantados en 2015. No obstante, potencias como Reino Unido y Alemania han visto sus inversiones decrecer en un 42% y estancarse, respectivamente. Otro dato a tener en cuenta es el crecimiento del 98% en las inversiones en Madrid, que han alcanzado los 336 millones en 2016 frente a los 119 millones en 2015- y han ayudado a mejorar el rendimiento de todo el país.

Además, una segunda lectura de esta tendencia permite comprender que las inversiones se están distribuyendo a lo largo de Europa y que hay nuevas ciudades que se están convirtiendo en referentes del desarrollo tecnológico. En relación a la inmigración tecnológica, España es el cuarto destino de preferencia para los emigrantes tecnológicos, por delante de los Países Bajos, Irlanda y Suiza, y sólo detrás de Alemania, Francia y Reino Unido.

Finalmente, también ha habido un incremento en el número de congresos y concentraciones vinculados a la tecnología durante el último año, según los datos de la plataforma Meetup. En concreto, crecieron un 82% en Madrid y un 71% en Barcelona. Ambas ciudades son indicadoras de la buena salud de la que gozan las comunidades tecnológicas locales. Además, tanto Madrid como Barcelona superan a Ámsterdam (37%), París (33%), Berlín (49%) y Múnich (44%) en este aspecto. Otras ciudades españolas como Sevilla y Valencia también muestran incrementos notables, del 125% y del 113%, respectivamente.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor