España gasta la mitad que Europa en informática

Cloud

Sólo el 8 por ciento de los directivos informáticos españoles considera prioritario el almacenamiento de datos.

Vulnerabilidad en la empresa española

Los directores informáticos de España no están preparados para una crisis, según revela un reciente estudio de TDK, fabricante de cintas de datos. Un elevadísimo 64 por ciento de los directores informáticos españoles entrevistados declaró que la seguridad era una de sus mayores prioridades, lo que constituye un 10 por ciento más que cualquier otro país europeo. Sin embargo, sólo un 8 por ciento da prioridad al almacenamiento y la seguridad de los datos, una parte muy importante de la estrategia de continuidad empresarial debido a las nefastas consecuencias que una eventual pérdida de datos podría acarrear.

Según TDK las empresas españolas no se preocupan lo que debieran de proteger sus activos ante casos de terrorismo, fallos de hardware, desastres naturales, corrupción del software o errores humanos. Este enfoque las convierte en las más vulnerables de Europa, como revela este estudio encargado por TDK para conocer mejor los desafíos a los que se enfrentan los directores informáticos tras el lanzamiento del DAT 72.

Según cifras de la Unión Europea, España gasta tan sólo un 1,6 por ciento de su producto interior bruto (PIB) en informática, es decir, la mitad que la media comunitaria del 3 por ciento. Parece que la inmadurez de su infraestructura informática genera una falta de concienciación de las consecuencias de las pérdidas de datos. Cuanto más gastan los directores informáticos en sus sistemas, más se preocupan de protegerlos. Suecia, Reino Unido, Dinamarca y Noruega destinan un porcentaje mayor de sus gastos a la informática (más del 3,3 por ciento de su PIB) que otros países.

Además, el 17 por ciento de los directores de informática suecos, el 22 por ciento de británicos, el 27 por ciento de daneses y el 30 por ciento de noruegos manifestaron que el almacenamiento y seguridad de sus datos constituía su mayor prioridad.

TDK pretende tomar la iniciativa de advertir a los países y las empresas de los peligros de la pérdida de datos y dar la alarma frente a las posibles consecuencias que podría acarrear: en un estudio reciente se ha descubierto que más del 80 por ciento de las empresas que sufren pérdidas de datos catastróficas acaban cerrando en menos de 12 meses. Así, un incidente a escala nacional podría tener consecuencias desastrosas en estos países.

Taro Ikushima, director de productos de TDK, ha comentado: “La falta de previsión en el almacenamiento y la protección de datos puede traer consecuencias desastrosas. Las empresas centran sus esfuerzos en proporcionar el mejor servicio, pero a menudo no dan la importancia debida a salvaguardar su trabajo para el futuro. Creemos que es sumamente importante que las empresas inviertan en soluciones de almacenamiento de datos fiables y rentables que les ahorrarán tiempo y dinero en casos de desastre”.

En general, Europa está adoptando una actitud más responsable para con el almacenamiento y la protección de datos. TDK lleva vendidos desde 2001 tres millones de cartuchos LTO Ultrium 1 y LTO Ultrium 2. Asimismo, desde que a principios de año se lanzara el DAT 72 para pymes, la demanda ha sido fuerte. Mientras estas cifras indican que Europa está despertando a la necesidad del almacenamiento de datos, las inversiones de algunos países superan con creces las de otros que corren en riesgo de quedarse atrás.

Otras conclusiones

Directores informáticos de servicios financieros de toda Europa consideran que la gestión de los proyectos supera en importancia al almacenamiento de los datos (16 por ciento frente al 11 por ciento).

El mismo porcentaje de gestores informáticos europeos de los sectores financiero e industrial (11 por ciento) considera que el almacenamiento de datos constituye una prioridad. Como el sector de los servicios financieros depende de los datos para funcionar, cabría esperar que hubieran dado mucha más importancia al almacenamiento de los datos. La industria parece hacer caso omiso de las dificultades que presentan los negocios que no cuentan con un sistema adecuado de seguridad de sus datos.

Las grandes empresas, con más datos que perder, presentan una actitud igual de optimista que las pequeñas empresas en cuanto al almacenamiento de datos. El 13 por ciento de las empresas con un número de empleados entre 500 y 1.000 dan prioridad al almacenamiento de datos, frente a sólo el 10 por ciento de empresas con más de 5.000 empleados. Las grandes empresas deberían tomar la delantera y adoptar una actitud responsable con respecto a la seguridad de los datos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor