España, líder europeo en portabilidad de líneas móviles

Empresas

Bruselas señala que uno de cada tres cambios de compañía de móviles manteniendo el número se ha realizado en este país.

Más de 31 millones de europeos han solicitado en alguna ocasión el cambio de compañía de móvil manteniendo su número de teléfono, y de ellos más de nueve millones eran españoles, casi uno de cada tres del total. España es así el país que más se ha beneficiado de la portabilidad en el ámbito de la telefonía móvil y el segundo en líneas fijas (2,29 millones).

Estas cifras y las medidas adoptadas por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) en los últimos años llevan a la Comisión Europea a destacar la mejora de la competencia en España, en móviles, líneas fijas, y acceso a Internet. En ese punto, sin embargo, España está aún por debajo de la media.

Los datos forman parte del duodécimo informe sobre el mercado europeo de las telecomunicaciones, en el que Bruselas señala que la competencia en el sector de las TIC ha experimentado una importante mejora y beneficiado a los consumidores, con precios más bajos y mejores servicios, pero considera que aún no se aprovecha todo el potencial del mercado interior europeo en este ámbito.

Actualmente, 478 millones de europeos son usuarios de telefonía móvil, lo que supone un índice de penetración del 103 por ciento, lo que significa que hay más contratos de telefonía móvil que habitantes. España está por encima de la media comunitaria, con una tasa superior al cien por cien (104 por ciento).

Frente a los nueve millones de solicitudes de portabilidad en telefonía móvil que se han registrado en España, otros países muestran un bajo índice de cambios de compañía manteniendo el número de teléfono. En especial Luxemburgo, Portugal y Austria, donde las compañías pagan un importe por la portabilidad.

Según los datos de la Comisión Europea, en España los clientes están cada vez más repartidos entre los tres principales operadores que trabajan en España (Movistar, Vodafone y Orange).

En cuanto al acceso de banda ancha a Internet, España está aún por debajo de la media europea, con una tasa de penetración que creció hasta el 13,9 por ciento, mientras que en el conjunto de los Veintisiete se sitúa en el 15,7 por ciento. La comisaria europea de Telecomunicaciones, Viviane Reding, ha explicado que esto supone que uno de cada tres hogares europeos tiene acceso de banda ancha, con Holanda y Dinamarca a la cabeza, países que tienen los índices de penetración más altos del mundo, por encima de Corea del Sur, el líder tradicional.

Los ingresos de los operadores en este mercado aumentaron en 2006 entre un 7,8 y un 8,5 por ciento en Europa, con más de 20 millones de nuevos abonos. También crecieron los ingresos de las compañías de telefonía móvil (4,6 por ciento), mientras que en la telefonía fija cayeron en torno al 5 por ciento.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor