¿Está en peligro la neutralidad en la red con Donald Trump como presidente?

EmpresasRegulación

Donald Trump es poco amigo de las regulaciones y ha criticado la neutralidad en la red. ¿Tiene esta los días contados en Estados Unidos?

A Obama le costó sudor y lágrimas lograr legislar y proteger la neutralidad de la red en Estados Unidos, algo que finalizó el pasado mes de junio cuando un tribunal federal dio la razón a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC): internet es un servicio público y la FCC tiene competencias para aumentar la regulación y garantizar la neutralidad —es decir, que no haya canales rápidos de pago. A Donald Trump nunca le gustó esta idea.

No es ningún secreto que al nuevo presidente electo de Estados Unidos es de los que la regulación desde el gobierno sea la mínima, y durante la campaña prometió que si llegaba al poder se ocuparía de “eliminar las regulaciones más intrusivas”. La de la neutralidad en la red es una de ellas, al menos si tenemos en cuenta los tuits en los que se ocupó del tema: en 2014 aseguró que se trataba de un nuevo ejemplo de control del poder “desde arriba” y lo comparó con la Fairness Doctrine, algo que nunca estuvo en vigor pero que tenía como objetivo que los medios dedicaran el mismo tiempo a todos los lados de los temas políticos.

¿Qué significa entonces que Donald Trump haya llegado al poder para la neutralidad de la red? Nada bueno. Ahora es él el encargado de designar a los nuevos líderes de las distintas agencias y comisiones del Estado, entre ellas la FCC. El nombre que suena más fuerte para convertirse en el nuevo director de la comisión es el de Jeffery Eisenach, responsable de la política tecnológica de Trump y gran detractor de las regulaciones. En su momento, cargó contra la neutralidad de la red (apoyado económicamente por Verizon), lo que le granjeó muchas críticas.

En su cruzada contra la neutralidad de la red, Donald Trump no está solo, ya que cuenta con el apoyo de muchos de sus colegas en el Partido Republicano. Ted Cruz, por ejemplo, senador de Texas y uno de los que se enfrentó a Trump en las primarias para ser candidato presidencial, dijo en su momento que la neutralidad era como “Obamacare para internet”. Y, viniendo desde las filas republicanas, esa comparación no es precisamente elogiosa.

La neutralidad no era tan neutra

Que la neutralidad en la red esté legislada e internet esté considerado un servicio público no significa, no obstante, que los derechos de los internautas estén totalmente protegidos. Como siempre en este sector, la tecnología suele ir más rápido que la ley, y las compañías proveedoras de internet (detractoras, por motivos evidentes, de la neutralidad) han encontrado una forma de esquivar la nueva regulación.

Si bien no pueden ofrecer internet más rápido o lento a las distintas plataformas dependiendo de lo que paguen, sí pueden —es una laguna legal —ofrecer a sus consumidores acceso a servicios de streaming sin que estos tengan repercusión en su plan de datos. Esto lo hace, por ejemplo, T-Mobile: con su probrama Binge On, sus usuarios pueden ver Netflix o Youtube, entre otros, por conexión celular (no wifi) pero sin gastar ni un mega de su plan de datos.

Como cuentan en Business Insider, casi todas las grandes telecos hacen algo similar: Verizon, Comcast, Sprint y AT&T también ofrecen determinados servicios sin coste de datos para el consumidor. Los usuarios, por supuesto, aman esta práctica, pero desde la FCC ya lanzaron algunos avisos pidiéndoles que paren. ¿El problema? Las telecos tienen el poder de decidir qué servicios ofrecen a través de estos programas y cuáles no, creando canales y desigualdades. Otra crítica es que, al apoyar así a servicios que ya son populares, dificultan la aparición de competencia, colocándolos en una situación de desventaja mucho mayor.

Eisenach defendió en su polémico informe esta práctica. Además del apoyo de Verizon, el estudio estaba patrocinado por internet.org, la iniciativa de “conexión para todos” de Mark Zuckerberg, criticada por hacer precisamente eso: ofrecer de forma gratuita acceso a unos servicios determinados, pero no a todo internet.

¿Tiene la neutralidad en la red los días contados? No necesariamente. En su momento, Tom Wheeler, presidente de la FCC responsable del impulso a ese internet justo, era visto como una amenaza. Quizá Eisenach sorprenda y no todo sea tan terrible. Todo con un presidente, Donald Trump, del que solo existe una fotografía usando un ordenador (la que encabeza este artículo).

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor