Esta tostadora está hecha con una mujer muerta

Empresas

Te presento a Anne Lindeboom. Ella, bueno, es… mm… una tostadora. Mayormente. Para concretar, su cuerpo, tras haber sido debidamente incinerado, ha sido utilizado para hacer esta escultura. Hágase notar que nació en 1920 y murió en 1984, es de suponer que no la incineraron viva. ¿No me crees? Descubre más de nuestra amiga tras dar el macabro salto.

¿Ves? Lo dice en su plaquita particular. Aunque seguro que no dudaste de que fuera cierto (hoy día uno ya se cree cualquier cosa… y simultáneamente no puedes creerte nada). La escultura superior se llama “Birds and Toaster” (muy original). Ha sido hecha por el artista holandés Wieke Somers en su estudio del mismo nombre, con un prototipo de impresora 3D que mezcla las cenizas de cadáveres con epoxy. Encantador. Delicioso.

Su pequeño museo suele incluir piezas con simples gadgets con diversos bichos o animales. Y vosotros, si morís (o mejor dicho, cuando muráis), ¿en qué os gustaría ser convertidos? Hay que decir que esto no es mucho más macabro que tener las cenizas en un jarroncito en el salón. De modo que yo me pido ser una carcasa de Xbox 360. —Javier G. Pereda [Wieke Somers vía Design Boom]

Autor: Javiergp
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor