¿Está Twitter a la venta?

Adquisiciones y FusionesEmpresas

Los rumores sobre la posible venta de Twitter llevan todo el verano inflando su valoración… y dificultando cualquier operación.

¿Está Twitter a la venta? Los rumores se repiten desde hace cosa de un año (más o menos cuando Jack Dorsey se convirtió en CEO sustituyendo a Dick Costolo) y de vez en cuando vuelven a salir a la superficie. Y no hay nada oficial, solo especulaciones y declaraciones de “personas cercanas a la empresa”, pero parece que en la última semana la cosa ha empezado a ponerse seria. Este jueves el equipo directivo de la red de microblogging se reunió para discutir, entre otras cosas, el futuro de la compañía. ¿Llegaron a alguna conclusión? No se sabe nada.

Las posibles ofertas que podrían estar barajando vendrían de mano de gigantes como Google (se habla de que podrían unirse como spin-off de Alphabet), Apple o de gente como Rupert Murdoch. Además, claro, de muchas firmas de inversión de perfil más bajo, que, según informa Recode, harían que Twitter volviese a ser privada para resolver algunos de sus problemas tras puertas cerradas.

La reunión, además, no es la única señal de que las cosas podrían estar por fin avanzando hacia una posible venta. Hace dos semanas, en una entrevista en Bloomberg, el cofundador de la compañía Evan Williams aseguraba que Twitter era todavía un servicio muy valioso y que podía serlo mucho más. Cuando le preguntaron si seguiría siendo una compañía independiente, comentó únicamente que tenían que “considerar las opciones adecuadas”.

¿Es ponerse a la venta una de esas “opciones adecuadas”? Todo parece indicar que sí, por mucho que Jack Dorsey lo niegue y repita que tienen muchos planes para el futuro (y que él no tiene problemas siendo CEO de Twitter y Square a la vez). Pero ¿cuánto tendría que pagar ese posible futuro comprador? Este es otro problema.

Una valoración inflada

Uno de los efectos que están teniendo los constantes rumores de la venta de Twitter es la emoción de los inversores, que se traduce en que las acciones de la firma suban. En Recode calculan que el precio andaría por sobre los 18.000 millones de dólares, algo bastante elevado si se tiene en cuenta que Twitter no solo no crece, sino también que sus resultados siguen registrando pérdidas.

Para conseguir poder justificar ese precio de venta, Twitter tendría que ponerse a aumentar ingresos y cortar gastos, algo que llevan meses intentando (no necesariamente para ponerse a la venta, claro). Hace casi año recortaron personal en un 8%, pero son muchos los que todavía creen que 3.860 empleados son demasiados para una empresa no rentable y con el crecimiento estancado.

Podrían también realizar cambios en algunas de sus unidades, como Vine o MoPub, llegando incluso a venderlas. Lograrían así un negocio más pequeño y manejable y fácil de vender.

Esta misma semana se supo también que Twitter acababa de nombrar a una nueva jefa de Comunicación, Kristin Binns, quien se rumorea que podría ayudar a en este último tramo si finalmente la firma se pone a la venta. Todo, claro, son especulaciones: no hay nada oficial y está claro que, aunque Twitter no tenga planes de venderse, no le viene nada mal una buena estrategia de comunicación para navegar estos tiempos difíciles.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor