Estonia y Estados Unidos se unen contra la ciberdelincuencia

CortafuegosSeguridad

El presidente de la república báltica propone la creación de una oficina de la OTAN especializada en estos temas en su país.

Estados Unidos y Estonia quieren conjuntamente impedir los ataques en las páginas de Internet y en los sistemas de ordenador en sus países. Para ello, el presidente de Estonia, Toomas Hendrik Ilves, ha sugerido a George Bush la creación de una oficina especial de la OTAN en Estonia.

No hace mucho, Estados Unidos ya había decidido preparar un Cyber Comando para controlar el ciberespacio y asegurar la superioridad americana. El presidente George Bush ha declarado que los ataques en Internet vuelven a todos los países vulnerables, incluido a EE.UU.

Con respecto a los intrusos cibernéticos contra los servidores en Estonia, Robert Gates ha instado a sus colegas en Bruselas para diseñar planes dirigidos a responder a los ataques cibernéticos.

Como consecuencia del retiro al final de abril de un monumento conmemorativo de la guerra Soviética de Tallin, los servidores del gobierno de Estonia, de sus bancos, periódicos y algunas compañías, se han convertido en objetivos de ataques DDoS.

El Gobierno de Estonia habla de ciber-terrorismo apuntando a Rusia ya que dice haber seguido la pista de los ataques hasta el Kremlin.

Pasado el tiempo, parece que se ha demostrado que realmente se trataba del trabajo de botnets mundiales.

Después de su reunión con George Bush, Toomas Hendrik Ilves asoció la amenaza de la guerra cibernética a la sociedad moderna de la información. En estonia el 97% de las transferencias bancarias se realizan en la red. De ahí que los ataques en Internet podrían suponer daños considerables. Según el presidente Estoniano, ahora que Estados Unidos, Israel y Dinamarca se han convertido en objetivos de ataques desde el ciberespacio, es el momento de otorgar al tópico de la ciber-guerra el grado de importancia que merece.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor