Etiquetas Mark Brothers para cables bien organizados

Empresas

Una nueva y simpática solución para esos cables que tienes por detrás del ordenador que parece aquello la selva africana y no extrañaría nada empezar a oír gritos a lo Tarzán. Convierte tus cables en trasuntos digitales de las lianas del hijo de la jungla mientras además te sirve para identificar a qué dispositivo corresponde cada uno de ellos mediante una etiqueta personalizada. Angawa, Chita.

Ha llegado ese temible día en que de repente el portátil de dice que le queda un 1% de batería mientras está realizando la copia de seguridad de ese documento en el que llevas trabajando toda la tarde.

Corres a contrarreloj tratando de identificar el cable que puedes desconectar de la regleta sin interrumpir la conexión del ordenador de sobremesa, el disco duro externo o el radiador (no está la cosa para pasar frío). Y esto no es como las películas, aquí no sirve lo de “corta el cable rojo” porque son todos iguales.

Sigues el recorrido de los cables que quizá puedas desenchufar sin mayores consecuencias pero te pierdes en esa maraña gordiana. Todo esto te lo ahorrarás con los etiquetadores de cables Mark Brothers, pequeñas piezas de plástico que simulan una figura humana abrazada al cable con un desproporcionado cabezón que sirve para que escribas en la etiqueta que portan el nombre del dispositivo al que proporciona energía el cable al que lo sujetes. Se acabó el anonimato cableril.

No es el primero de estos identificadores pero sí es uno de los más divertidos, al parecer pequeños acróbatas, funambulistas o tarzanetes a los que además de pintarrajearles la cara con el nombre del dispositivo les puedes dibujar pequeñas caritas que expresen el estado de ánimo.

Son ese pequeño gasto ($16 el pack de 5) del que no te acuerdas el día que miras detrás del mueble para buscar un cable y que te proporciona una sonrisa en un momento de agobio electrónico. ─[Animi Causa]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor