Facebook trabaja con Alemania para eliminar los comentarios racistas contra los refugiados

CiberpoderMarketingRedes SocialesRegulación

Facebook ha adoptado tres medidas para evitar los posts xenófobos, aunque no estaría dispuesta a cambiar sus condiciones de servicio.

La llegada de refugiados a Alemania procedentes de países como Siria y Afganistán no cesa. Ciudades como Munich han recibido este fin de semana a miles de personas, mientras el gobierno alemán empieza a estar desbordado. Merkel y los suyos han decidido parar la avalancha llevando a cabo un cierre temporal de sus fronteras, con ello dejando en suspenso los acuerdos de Schengen que garantizan la libre circulación de personas en el territorio comunitario.

Con todo este clima de fondo han empezado a proliferar en Alemania voces que aprovechan las calles y las redes sociales para insultar a los inmigrantes y expresar opiniones racistas y xenófobas.

Sin embargo, Facebook no estaría dando la talla para eliminar este tipo de contenidos y las autoridades germanas han tenido que ponerse en contacto con la empresa de Mark Zuckerberg para instarle que haga algo al respecto. A la administración no le gusta un pelo que se despierte nada que pueda recordar mínimamente a la época del nazismo.

La administración dirigió a Facebook en una carta hace unas semanas. “Los usuarios de Facebook, en particular, están aumentando sus quejas respecto a que la compañía no está parando de manera efectiva posts y comentarios racistas a pesar de que se están señalando ejemplos concretos”, explica en el documento el ministro de Justicia alemán, Leiko Maas.

Maas y Facebook se reunieron ayer en Berlín para acordar eliminar estos contenidos.  Antes de la reunión, la red social comunicó tres medidas: primero, asociarse con FSM, un grupo de autoregulación alemana para proveedores de servicios multimedia, segundo, iniciar un grupo de trabajo para hacer frente a la incitación del odio en Internet, con el objetivo de trabajar con ONG, empresas y funcionarios del gobierno, incluyendo a Maas y, tercero, establecer una campaña para combatir el racismo a través del Social Media.

“Las conversaciones que tienen lugar en Facebook, reflejan la diversidad de una comunidad de más de mil millones de personas”, ha comentado la gestora de políticas de Facebook en Alemania, Eva-Maria Kirschsieper. “Es un reto constante para equilibrar los intereses de esta comunidad diversa y estamos trabajando constante para ajustar nuestras políticas y procedimientos para ser aún más eficaces y sensibles a las preocupaciones de las comunidades locales”.

La responsable también asegura que solo “una pequeña minoría de personas” han cruzado “la línea de expresión aceptable” y señala que “muchos grupos están organizando la ayuda humanitaria a través de nuesta plataforma”.. Facebook tiene actualmente 27 millones de usuarios en Alemania.

Pese a la avalancha de comentarios de carácter xenófobo y su compromiso Facebook no parece dispuesta a cambiar sus términos y condiciones. The Wall Street Journal asegura, de acorde a una persona cercana a la situación, que los refugiados no parecen estar protegidos por la política de incitación al odio de Facebook. La razón es sencilla. La plataforma no permite críticas a las personas basadas en sus identidades, pero sí en base a sus acciones.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor