Facebook, investigado por permitir mensajes racistas en Alemania

JusticiaRegulación

Un alto directvo de Facebook podría ser considerado responsable de los delitos contenidos en ciertos mensajes que aparecen en la red social y no se eliminan.

A pesar de los supuestos controles de Facebook sobre ciertos contenidos indeseables publicados por sus usuarios, lo cierto es que la mayor red social del mundo es un hervidero de mensajes insultantes, racistas, homófobos e incitadores al odio en general. Una situación que está empezando a traer problemas legales a la compañía dirigida por Mark Zuckerberg.

Si a finales de octubre Facebook era denunciado en EEUU por tolerar contenidos que abogaban por la violencia contra los israelíes, ahora es un alto responsable de Facebook en Europa, Martin Ott, quien va a ser investigado en Alemania por permitir mensajes racistas a propósito de la crisis de los refugiados.

Según Der Spiegel, la Fiscalía de Hamburgo ha abierto una investigación sobre Ott, quien ocupa el cargo de director gerente de Europa central, Norte y Este, y sobre el que recaen sospechas de un delito de “sedición”.

Martin Ott fue acusado por un abogado de Würzburg de no garantizar que se eliminen los mensajes cuyo contenido de incitación al odio es conocido. Según una portavoz de la acusación, “se trata de determinar durante cuánto tiempo ha estado el contenido en línea”. La fiscalía ha examinado los documentos de la Dirección de Investigación Criminal del Estado.

No es la primera vez que un ejecutivo de la compañía es investigado en Alemania por los comentarios racistas permitidos en la red social. De hecho, Ott es el cuarto directivo acusado por este asunto. En junio, la investigación se dirigió a los tres directores gerentes de Facebook Germany GmbH, que se acogieron a la legislación irlandesa, donde está la sede central de Facebok en Europa.

Ahora, el fiscal de Hamburgo da un paso más en la batalla legal no sólo contra los autores de los mensajes que contribuyen al odio racial, sino también a los representantes de la red social, ya que podrían haber proporcionado ayuda para la difusión de estos mensajes. La disputa se traslada ahora a si los administradores de Facebook pueden ser considerados penalmente responsables de los casos de sedición y otros delitos que aparecen en la red social que no se eliminan a pesar de ser detectados y denunciados.

Por su parte, un portavoz de la compañía aseguró que “las acusaciones carecen de fundamento“. “Facebook no hará comentarios sobre una posible investigación, pero podemos decir que no ha habido violación de la ley alemana por parte de Facebook o de sus empleados”, dijo el portavoz, que insistió en que los usuarios pueden usar sus herramientas para informar si encuentran contenido que creen que viola las normas de la comunidad de Facebook.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor