La facturación del sector TI desciende un 5,4%, hasta 14.626 millones

Empresas

El hardware es e sector más afectado, con una caída del 8,3% en 2013, seguido de los servicios de Tecnologías de la Información (5,5%) y el software (-1,1%).

El sector de las Tecnologías de la Información (TI) acumula ya tres años de caída en la facturación. Según las cifras de facturación en el mercado interior y empleo del sector correspondientes al año 2013, publicadas por Ametic, el volumen total de facturación en el mercado español de Tecnologías de la Información fue de 14.626 millones de euros, un descenso de un 5,4% respecto al año anterior.

Esa cifra indica que la inversión de nuestro país en Tecnologías de la Información retrocede hasta niveles del año 2005, lo que sin duda evidencia que no estamos siendo capaces de aprovechar el importante efecto tractor de la competitividad, eficacia y mejora de la calidad de vida que produce el uso de las tecnologías.

Esta caída de más del 5% en la facturación en TI puede explicarse por las políticas de austeridad y recorte del gasto que, tanto las Administraciones Públicas como las empresas privadas, vienen aplicando los últimos años, y a las que no son ajenas las inversiones de Tecnologías de la Información.

En este contexto, el sector se muestra preocupado por el largo periodo de desinversión en las TI, que está produciendo una importante obsolescencia tecnológica del parque instalado, especialmente notable en el caso de las empresas de menor dimensión. Aunque en algunos sectores de actividad se comience a hablar de recuperación, no parece que esto pueda producirse a corto plazo en el de las Tecnologías de la Información.

Según la patronal Ametic, la ausencia de grandes proyectos públicos que generen tracción sobre el sector TI contrasta con el discurso que se transmite desde los poderes públicos, en el que se asegura que la recuperación económica y financiera debe apoyarse en las Tecnologías de la Información como garantía de productividad y eficacia. El ámbito de los consumidores tampoco escapa de esta disminución de las inversiones, en este caso muy directamente, debido al clima de inestabilidad económica y laboral y la consiguiente reducción de la renta disponible en las familias.

En un análisis por los tres grandes bloques en los que se estructuran las soluciones TI, la desinversión tecnológica ha repercutido en mayor medida en el segmento del hardware, que el año pasado ha visto disminuir su volumen de facturación en España un 8,3%, hasta situarlo en 3.976 millones de euros. Una cifra similar a la de 16 años atrás.

En cuanto al software, registró una caída del 1,1%, lastrado por el mal comportamiento del hardware, pero sin verse afectado en la misma profundidad. Su volumen de facturación en 2013 fue de 2.818 millones de euros.

Entre estos dos segmentos, la facturación de los Servicios de Tecnologías de la Información, que acaparan más de la mitad del volumen del mercado de las TI en España, disminuyó un 5,5% en 2013, hasta situar su cifra de negocio en los 7.832 millones de euros. Entre los principales motivos, además de la desinversión, cabe añadir la incidencia negativa de la enorme presión en los precios que viene sufriendo este segmento por parte de los clientes, tanto públicos como privados, y que pone en riesgo buena parte de las características que hacen de este segmento una referencia de calidad, así como de generación de una importante base de empleo estable y cualificado.

Precisamente en este contexto del empleo, los resultados del estudio de Ametic muestran una disminución del 0,5% en el número de empleados de las empresas TI españolas a finales de 2013, situando la cifra global en 191.000 empleados. Estos datos sólo hacen referencia al  empleo directo del sector, lo que según estimaciones propias de Ametic, supone sólo una cuarta parte del total de la masa laboral de nuestro país cuya actividad está relacionada con estas tecnologías.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor