Fiat Chrysler negocia una alianza con Uber en torno a los coches autónomos

Empresas

El acuerdo podría cerrarse a finales de año, aunque existe la posibilidad de que no se concrete, puesto que Uber está en conversaciones con otros fabricantes.

La unión de las compañías automovilísticas tradicionales y los nuevos actores del mundo del transporte es cada vez más una realidad. El grupo Fiat Chrysler (FCA) está trabajando en una asociación con Uber para construir coches autónomos que serían usados por la startup de ridesharing, según una información de Bloomberg.

La agencia señala que el acuerdo podría cerrarse a finales de año. Aunque también existe la posibilidad de que no llegue a buen puerto, toda vez que Uber está en conversaciones con otros fabricantes de automóviles, además de FCA.

El CEO de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, lleva tiempo luchando por llegar a acuerdos con compañías tecnológicas para construir vehículos autoconducidos, ya que la endeudada FCA carece de los recursos necesarios para desarrollar su propia tecnología de conducción autónoma. Anteriormente, Marchionne se ofreció a construir un coche sin conductor para Apple.

La noticia llega en medio de una serie de colaboraciones entre los fabricantes de automóviles establecidos y las nuevas startups del transporte. FCA ya ha llegado a un acuerdo con Google para construir varias docenas de minifurgonetas autonomas, y Uber y Toyota han formado una “alianza estratégica” que incluía una inversión no revelada del fabricante de automóviles japonés en Uber.

Toyota, el fabricante de automóviles más grande del mundo, se está tomando la tecnología de autoconducción muy en serio, al igual que varios de sus competidores, como General Motors, Ford, Volkswagen y la propia Fiat Chrysler.

Sin embargo, últimamente Uber ha estado más centrada en el desarrollo de su propia tecnología. El mes pasado, ofreció la primera presentación pública de su prototipo sin conductor en Pittsburgh, donde está construyendo un nuevo centro de investigación y desarrollo. El coche no era un Toyota, ni un Fiat ni un Chrysler… sino un Ford Fusion.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor