Finaliza el plazo para que Microsoft cumpla la resolución antimonopolio de la UE

Empresas

La Comisión Europea podría multar al gigante de Redmond con el pago de hasta 3,98 millones de euros al día si no cumple con las sanciones impuestas.

El plazo para que Microsoft acometiera con la resolución antimonopolio de la Comisión Europea se ha agotado y, si no se cumplen las sanciones sobre el gigante de Redmond, pende la amenaza de una multa diaria de 3,98 millones de euros, aproximadamente unos cinco millones de dólares.

En marzo del pasado año, la Comisión impuso una multa “record” a Microsoft, de 497 millones de euros, y condenó a la compañía a lanzar una versión de su sistema operativo Windows sin el reproductor Windows Media Player. También ordenó a la empresa compartir información con los fabricantes rivales de servidores utilizados para activar impresoras y recuperar archivos, algo conocido como interoperabilidad. Y todas estas medidas han de ser supervisadas.

La empresa de Bill Gates ha luchado al máximo para retrasar y corregir, en la medida de lo posible, la decisión de la UE, aunque no ha tenido éxito. El último plazo concedido a la compañía expira hoy.

La Comisión Europea indicó que el proceso para decidir si impone una multa a Microsoft debería estar acabado antes de agosto próximo. El portavoz de Competencia, Jonathan Todd, explicó que el Ejecutivo comunitario tendría que comunicar formalmente a Microsoft sus intenciones, de manera que ésta pueda contestar, y después consultar con las autoridades de Competencia de los países miembros, tras lo que se pasaría a la decisión del colegio de comisarios. La sanción podría ascender a hasta el 5 por ciento del volumen diario de negocios de la empresa.

La semana pasada, la comisaria europea de la Competencia, Neelie Kroes, mostró públicamente su malestar con la situación en Madrid. “La fecha tope es el final de este mes y si no se cumple, entonces será el fin del juego”, afirmó.

La irritación de Kroes era evidente, dado que la UE y Microsoft habían llegado a un acuerdo días antes para que la compañía presentase su propuesta de cumplimiento de las sanciones impuestas por la Comisión. “Estamos esperando a que la gente de Microsoft haga sus deberes”, subrayó Kroes la semana pasada.

La comisión podría multar a Microsoft con el pago de hasta 3,98 millones de euros al día si no cumple con las sanciones impuestas, algo que requeriría abrir un procedimiento especial con cargos y una decisión por parte de la Comisión, que tiene plena autoridad para juzgar si la compañía está acatando sus reglas.

Por su parte, la empresa tiene la capacidad de recurrir la decisión de Bruselas ante el Tribunal de Primera Instancia de la UE, pero sin carácter suspensivo, aunque podría solicitar que se impusieran medidas provisionales.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor