Fujifilm Instax Mini50s, la “digievolución” de las Polaroids

Empresas
0 0

Las fotografías instantáneas de las míticas, clásicas, legendarias y nostálgicas Polaroids (todos los adjetivos son pocos para una máquina tan prodigiosa) son cada vez más escasas.

Hace unos años todavía pululaban por nuestros hogares alguna de aquellas fotos que inevitablemente nos recordaban dos cosas: las pelis de espías y fotos de chicas ligeras de ropa que ocultaban oscuros secretos. La fotografía de papel ha quedado relegada por la digital y una de las primeras víctimas fueron las Polaroids, esas máquinas algo incómodas para llevar en el bolsillo pero que te ahorraban la visita al laboratorio de revelado. Pero como el pasado siempre vuelve, es como un boomerang tozudo, Fuji nos propone volver a llevar algo parecido a las Polaroid encima, esta vez incluso en el bolsillo, y que nos permita disponer en solo unos segundos de una copia en papel de la fotografía que acabamos de realizar. ¿Deseas saber más?

La pequeña Fujifilm Instax Mini50s probablemente ya destacaría como una simple cámara de fotos digital más gracias a su simpático diseño, su contenido tamaño y la tecnología que Fuji suele implementar en sus máquinas.

Pero además la Mini50s viene con un añadido poco común, el de incorporar una pequeña impresora capaz de imprimir una copia en papel de la fotografía que hayamos hecho. Y en solo unos segundos.

El proceso difiere un poco del que todos recordamos de las viejas Polaroid. En estas el revelado tenía una naturaleza estrictamente química. El obturador de la cámara dejaba pasar la luz que al incidir sobre el negativo-carrete-papel fotográfico (todo en uno) excitaba los compuestos del mismo que reaccionaban al color y la luz captados produciendo la impresión fotográfica.

En la nueva máquina de revelado instanáneo de Fuji el proceso es enteramente digital. La cámara capta mediante el sensor la escena a inmortalizar y la almacena en la memoria como una sucesión de ceros y unos. Posteriormente solo tenemos que visionar las fotografías almacenadas, elegir una de nuestro agrado e imprimirla. Como por arte de magia, desde una ranura de la propia cámara veremos ir saliendo la fotografía, ya en papel, para que podamos tener un recuerdo tangible de ese momento robado al tiempo, inmortalizado. ─Antonio Rentero [Japan Trends]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor