Fujitsu utilizará la palma de la mano para ayudar a niños sin techo de la India.

AutenticaciónEmpresasInnovaciónMovilidadSeguridad

La tecnología biométrica de Fujitsu, Palm Secure, ayudará a la ONG Itwillbe a identificar a los menores más desfavorecidos con un sensor que lee las venas de la palma de la mano.

Dentro del campo de la identificación biométrica estamos más acostumbrados al uso de la huella dactilar o incluso de la retina, pero hace años que la tecnología está usando la palma de la mano, o más bien el dibujo de las venas de la palma para el ámbito de la seguridad. Como sustitución de las contraseñas, este lector se puede utilizar para accesos restringidos en edificios o en los portátiles como los de la marca Fujitsu. El patrón de las venas de la palma de la mano es único en cada individuo y se mantiene igual durante toda la vida, además es necesario que la sangre esté fluyendo por lo que se evitaría la falsificación. Resulta más segura que la huella dactilar ya que esta se puede confundir con un simple corte en el dedo, y es más económica que el reconocimiento de la retina.

Por todos estos motivos la ONG internacional Itwillbe pensó que la tecnología biométrica de Fujitsu podría ayudarles en la inmensa tarea de identificar niños que viven solos en las calles de países como la India, y que deambulan por las calles sin documentación, ni recursos lo que los convierte en blanco de las mafias y el tráfico de personas.

El proyecto se ha denominado ChildMISS y ha comenzado su implantación en la ciudad de Bangalore con la colaboración de los 81 centros de la ONG Don Bosco. Uno de los principales valores del proyecto es que una vez identificado el menor con la tecnología biométrica sus datos se guardarán en un sistema compartido imprescindible para la colaboración entre distintas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

El reto, explican desde Fujitsu, ha sido incluir esta tecnología en un conjunto de dispositivos portátiles para que el seguimiento de los menores se pueda realizar de manera rápida y en la misma calle. El resultado, diseñado conjuntamente con Neoris, es un lector de la palma de la mano, otro de la huella dactilar y una tableta desde la que podrán acceder al software y ver todos los datos del menor y modificarlos o crear otra ficha si fuera necesario. El lector de huella dactilar sirve como seguro para que nadie ajeno pueda acceder al sistema en caso de pérdida o robo de la tableta. Además, el programa permite usar dos factores biométricos adicionales para realizar la identificación, que serían la huella dactilar y el reconocimiento facial. Todo funciona sin necesidad de conectarse a Internet y cuenta con sistema GPS.

Arancha Martínez, Directora de Itwillbe, ha explicado durante la presentación la importancia que puede tener la implantación de esta tecnología en otros proyectos de ayuda social, como puede ser el reparto de alimentos o la atención médica. Se ha intentado que el precio fuera lo más económico posible para que otras ONGs incluyan este recursos en sus proyectos: 10.000 euros costarían entre 5 y 10 dispositivos que abarcarían unos 50.000 registros.

Gracias a este proyecto, la ONG Itwillbe recibió en junio el Premio “Solution social TIC” de Vodafone, cuyo premio consiste, entre otras cosas, en la posibilidad de estar presente en el próximo Mobile World Congress en Barcelona.

Desde la comodidad de nuestro día a día resulta difícil hacerse a la idea de las situaciones a las que se tienen que enfrentar estos menores en la calle, por eso Itwillbe hará uso de la tecnología una vez más para lanzar dentro de unos días el videojuego “Kids Hunter” en el que vivir en primera persona esta dura realidad.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor