El gasto en I+D+i en España crece menos que el PIB y el IPC

InnovaciónInvestigación

Los Presupuestos Generales del Estado 2017 destinan 6.501 millones de euros a I+D+i, un 1,11% más que en 2016. El préstamo se prioriza a la subvención.

El presupuesto total para Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) publicado en el Plan de Presupuestos Generales del Estado 2017 ha aumentado respecto a 2016 un total de 71,4 millones de euros. Desde los 6.429,6 millones de 2016 a los 6.501 de 2017, supone un crecimiento del 1,11%.

Un incremento que, según Ametic, está lejos de la cifra destacada oficialmente como titular sobre I+D+i en los Presupuestos, que anuncia un incremento del 4,1%. Y también por debajo de cifras como el crecimiento esperado del PIB (2,5%) o la tasa de inflación que maneja el Gobierno para 2017 (1,5%), lo que se traduce en que los Presupuestos de 2017 suponen un retroceso de la I+D+i con respecto a 2016 y una falta de apuesta por la innovación en unos Presupuestos expansivos.

Centrándonos en el gasto en I+D+i civil, que supone aproximadamente el 90% del total del gasto en I+D+i, aumenta hasta 6.029 millones de euros para 2017. Esta partida de I+D+i civil se desglosa a su vez en dos partes, una dedicada a subvención y otra a préstamo, de 2.446 millones y 3.583 millones, respectivamente.

La partida de subvención se ha visto reducida un 2,6% respecto a 2016, mientras el préstamo se ha incrementado un 9,2%. Pese a que las ayudas en forma de subvención son las mejor valoradas por las empresas, en España se privilegia el préstamo frente a la subvención.

Desde la patronal de empresas tecnológicas critican esta tendencia gubernamental hacia el préstamo, “ya que complica el diseño de unos instrumentos de ayudas públicas a la I+D+i que realmente sean capaces de canalizar y potenciar el conocimiento, la capacidad y la voluntad de innovar de la industria española”. La asociación recuerda que las ayudas a la I+D+i en forma de préstamo “por lo general no son lo suficientemente atractivas, tienen dificultades para atraer proyectos y presentan un porcentaje de ejecución presupuestaria bajo”.

Los beneficios fiscales por Investigación, Desarrollo e Innovación Tecnológica para el año 2017 tampoco mejoran. De hecho, el concepto de deducciones por estas actividades, valorado también de forma muy positiva para las empresas, se recorta a la mitad -un 49,8%- con respecto a 2016.

Ametic concluye su crítica a los Presupuestos desde el punto de vista de la I+D+i señalando que “a diferencia de los países más avanzados, la innovación no se sitúa entre las prioridades para afirmar la competitividad del país y la continuidad del crecimiento”, en un momento en que “no se debería perder la oportunidad de apoyar la I+D+i de forma más decidida”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor