Google trabaja en lentes inteligentes para diabéticos

CloudEmpresasGestión Cloud

El Google Lab está trabajando en unas lentes de contacto inteligentes que permiten medir el nivel de azúcar registrado en las lágrimas de personas diabéticas.

El Google Lab, famoso por sus proyectos innovadores, como es el caso de coches que conducen automáticamente o el desarrollo de globos que vuelan por la estratósfera con Wi-Fi para dar acceso Internet a zonas rurales remotas y sin acceso, estaría trabajando ahora en el desarrollo de lentes de contacto inteligentes para diabéticos. El objetivo de estos dispositivos sería el de ayudar a estas personas a regular sus niveles de azúcar, midiendo a través de las lentes la tasa de glucosa del individuo, según ha revelado el diario The Wall Street Journal.

Según ha informado Google en su blog oficial, las lentes funcionarían utilizando un pequeño dispositivo conectado y un captor de glucosa miniaturizado, que se encontrarían localizados entre dos capas de material con el cual se hacen los lentes de contacto. Los minúsculos dispositivos podrían calcular así el nivel de glucosa existente en la sangre del paciente y a través del contacto de las lagrimas recogidas por estas lentes inteligentes. “Hemos efectuado ensayos clínicos sobre este proyecto que está en sus comienzos, y las negociaciones se encuentran en marcha con la agencia de medicamentos estadounidense”, han adelantado desde la firma.

Los prototipos en los que está trabajando la compañía californiana tendrían la capacidad de hacer una lectura de la cantidad de glucosa durante cada segundo del día. Los investigadores además estarían trabajando paralelamente en el desarrollo de un sistema luminoso que ayudaría a prevenir a las personas diabéticas, cuando estas pasasen del umbral permitido de glucosa en sangre.

“Esperamos que con estas lentes los diabéticos puedan regular de manera más eficaz el nivel de glucosa y evitar así que tengan que sufrir pinchazos en sus dedos a lo largo del día”, han detallado desde la compañía si bien han reconocido que “aún queda mucho trabajo por hacer para convertir esta tecnología en un sistema que la gente puede utilizar”, han concluido.

 

 

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor