Google y Uber en la guerra fría de los taxis autónomos

Empresas
taxis autónomos

Con Google creando su propio Uber, y esta última financiando y creando a su vez un laboratorio de investigación de robótica, se plantea un futuro próximo en el que ambas compañías luchen por controlar el posible mercado de los taxis autónomos.

La reciente información de que Google está planteando crear su propio Uber, a pesar de ser un colaborador destacado de la empresa, ha disparado los rumores del posible estallido de una guerra fría entre ambas, en las que cada compañía muestra indicios de estar preparando la llegada de los taxis autónomos.

De todos es conocido el interés y esfuerzo de Google por el desarrollo de vehículos autónomos, aunque hasta ahora se planteaban estos como coches propios y no como una especie de servicio de taxis. Si bien sistemas como Uber plantean una reducción significativa del coste de un taxi, sin duda el ‘salario’ del conductor es el coste más grande, además de todas las dificultades legales que está generando el hecho de que en muchos países, los vehículos no sean taxis, sino que sean los coches de conductores privados sin licencias ni seguros.

La llegada de coches que puedan conducir por su cuenta supondría la posibilidad de crear un servicio de taxis autónomos, que no sólo reduciría enormemente los costes, sino que además podría permitir que empresas como Google y Uber contaran con su propia flota y pudieran esquivar los problemas legales actuales.

De hecho, mientras Google desarrolla coches autónomos y parece estar creando su propio Uber, por su parte la propia Uber ha anunciado que ha llegado a un acuerdo de colaboración con la Universidad Carnegie Mellon para la creación de un laboratorio de investigación robótica en Pittsburgh. Se trata de un proyecto muy ambicioso en el que parecen haber contratado a más de 50 científicos y expertos, por lo que tanto Uber como Google estarían armándose para lo que parece una guerra fría en la creación de los taxis autónomos y en la que se espera que una de las dos vaya a anunciar en unos años los mismos.

Si bien Google parece llevar la delantera en el desarrollo de coches autónomos, no debemos olvidar el imparable crecimiento de Uber, que está actualmente valorada en 41.000 millones de dólares. La gran incógnita es cuando podremos ver estos taxis autónomos circulando y qué ocurrirá con los taxistas cuando lleguen.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor