Grandes avances de la Ciencia moderna: el abrefácil llega a los condones

Empresas


Son momentos de gran tensión. El pulso se acelera, la respiración se entrecorta, la piel se eriza al más mínimo contacto, la ropa empieza a sobrar y cuando las maniobras se ponen delicadas e íntimas se espera que des lo mejor de ti. Y llega el problema, ¿cómo dejar lo que tienes entre manos sin que se enfríe la juguesca y dar con todo al traste? Te vamos a dar una alegría y un motivo para que al menos una de tus dos manos continúe manejando la situación mientras con la otra cumples con las obligadas medidas de seguridad en estos casos. Y es que hoy aquí en Itespresso te presentamos el primer condón que puedes sacar de su envoltorio con una sola mano porque seguro que en esos momentos agradecerás poder tener la otra mano libre.

Mira que hemos llevado a un hombre a la Luna (y lo hemos traído de vuelta vivo), nos comunicamos de forma instantánea con cualquier persona de cualquier lugar del planeta y todavía no había caído nadie en desarrollar este invento que sí que ayuda a la Humanidad.

Ha tenido que llegar el diseñador londinense Ben Pawlee a liberar una de las dos manos (y a veces incluso la boca o algún instrumento cortante potencialmente peligroso en estas situaciones) que solemos necesitar para extraer el preservativo de la envoltura que lo protege. Algo tan sencillo como una solapa pre-perforada que, al presionarla con el pulgar hacia arriba, como si abriésemos un sobre, abre la envoltura y deja el condón al descubierto.

A partir de ahí tu habilidad para colocártelo es cosa tuya, majete.

Las microperforaciones (qué cosica da emplear este término hablando de estos temas, ¿verdad?) no afectan en absoluto a la integridad del látex porque se ciñen a la capa exterior de la envoltura. Una membrana interior más delgada es la que se encarga de preservar al preservativo y sólo mediante una tracción forzada por el desplazamiento de la membrana exterior llega a romperse, liberando al Chubasquero de la Bestia.

Ahora llega el momento “¿cómo no se me ha ocurrido a mi?” y es cuando te revelamos que el concepto surgió en una reunión que trataba de abordar los problemas de hemiplejicos y semiparalizados con dificultades en distintos ámbitos para valerse por sí mismos. Afortunadamente hay gente así de ingeniosa y por eso este diseño se expondrá próximamente en la Feria de Diseño del Museo Victoria & Alberto de Londres. -[Core77]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor