¿Habrá de una vez un unicornio español en 2017?

EmpresasStartups

2016 se cierra sin unicornios españoles. Para el año que viene hay algunos candidatos, pero todo parece indicar que quizá haya que esperar algo más.

Es una de las grandes incógnitas del mundo de las startups en España, una de esas cosas que todos nos preguntamos año tras año. ¿Cuándo llegará el primer unicornio español?  ¿Quién será? Hay siempre candidatos, esas startups que crecen y crecen y parece que van a ser las que pasen la frontera de esos 1.000 millones de dólares, pero, al menos hasta ahora, o bien son compradas antes de llegar ahí o pierden fuelle y no alcanzan la valoración.

¿Será 2017 el año? Es complicado saberlo, aunque sí podemos intentar adivinar quién tiene más posibilidades alcanzar el nivel unicornio. En todas las quinielas está Wallapop, de quien hasta se rumorea que está buscando comprador ya por esos 1.000 millones. ¿Un precio demasiado elevado? Es lo que opinan los expertos: no ganan dinero, por lo que es muy difícil justificar esa cantidad cuando todavía no existe un modelo de monetización que funcione.

En el camino hacia el mundo de los unicornios se interpone también la poca transparencia de la startup con respecto a sus finanzas y que esa valoración de 1.000 millones de dólares no parece existir ni en la mente de sus inversores. Como recogen en ElEconomista, la firma inversora Vostok New Venture indicó al SEC que Wallapop está valorada en 200 millones.

Si no es Wallapop, ¿quién será? 2016 fue también el año de Hawkers, la startup española de gafas de sol de los fundadores de Tuenti Félix Ruiz y Hugo Arévalo. Rondas de financiación con cada vez más interés por parte de los inversores (fuera también de nuestras fronteras) y, sobre todo, un modelo de monetización claro y fácil de entender: se venden gafas de sol (y ahora también ropa) a través de redes sociales. Aquí no hay que hacer la típica pregunta que temen las startups de cómo piensan ganar dinero. Eso sí, ellos mismos saben que esos 1.000 millones están aún lejos y se proponen alcanzarlos dentro de cinco años.

Los otros candidatos

Otra que lleva años encabezando listas de mejores startups españolas es CartoDB, la firma de datos geoespaciales que este año decidió simplificar su marca y quedarse simplemente en Carto. La startup, fundada en 2012, es ya referencia mundial en el sector y ha despertado el interés de inversores como Accel Partners o Salesforce Ventures. Con ventas que crecen alrededor del 300% cada ejercicio, Carto es como el coloso silencioso que quizá un día sorprenda a todo el mundo con una transformación en unicornio que, dirán entonces los expertos, se veía venir.

Está también por ahí Cabify, el Uber español que este año alcanzó una valoración de 320 millones de dólares. Su problema para seguir creciendo hasta esos mil millones queda claro ya en cómo son definidos siempre. Se dice que Cabify es el Uber español y no que Uber es el Cabify estadounidense. Las cosas serían más sencillas si cada una tuviese su territorio claro y delimitado, pero con negocios que se pisan mucho (no son exactamente iguales, pero tampoco tan diferentes) y con la llegada de Uber a España, a Cabify puede esperarle un 2017 algo complicado.

Hay también nombres que estaban siempre en esa lista que desaparecerán en 2017: Jobandtalent, eterna promesa y ojito derecho de los inversores, ha dedicado estos últimos meses del año a despedir a una parte importante de su plantilla. El ejemplo perfecto de esas contradicciones que se dan muchas veces en el mundo de las startups: hay inversiones (41 millones hace seis meses, por ejemplo), pero también pérdidas millonarias. Jobandtalent quiere concentrarse en lograr beneficios; si renace, lo hará mucho más fuerte, pero no será en 2017.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor