Hacia un automóvil conectado

EmpresasMovilidad

En 2020 el 90% de los vehículos vendrá equipado con soluciones de conectividad frente al 10% actual, según un estudio de Telefónica y los principales fabricantes.

Telefónica Digital ha presentado hoy el informe La industria del automóvil conectado 2013, que recoge la opinión de ocho de los mayores fabricantes de automóviles del mundo (Audi, BMW, General Motors, Jaguar, Land Rover, Kia, Nissan, Renault y Volvo) y de la firma de análisis Machina Research.

El informe ofrece una visión sobre una de las mayores transformaciones que está experimentando el sector del automóvil en más de un siglo, detallando retos y oportunidades así como propuestas sobre el modelo a seguir para que fabricantes de automóviles y operadores de telecomunicaciones trabajen juntos en un plan de acción de 10 puntos.

El sector del automóvil conectado experimentará un enorme crecimiento en los próximos años. En 2020 el 90% de los vehículos vendrán equipados con soluciones de conectividad, frente al 10% actual del mercado global. Al hilo de este cambio, el informe identifica cuatro puntos estratégicos: la transformación del modelo actual de concesionario, el modelo de pago por estos nuevos servicios y la conectividad, la preocupación en cuanto a la apertura de este mercado a terceros, y el papel a desempeñar por los operadores móviles que impulsan este cambio radical en la industria.

Respecto a la dinámica en los puntos de venta, el informe anticipa una nueva forma de relación entre el fabricante y el propietario del vehículo cuando este sale del concesionario. Las tiendas de aplicaciones, las actualizaciones del software y soluciones brindarán a los concesionarios la oportunidad de relacionarse directamente con los propietarios del vehículo, pudiendo así mantener una relación más estrecha y duradera con sus clientes.

En cuanto al segundo punto, la flexibilidad en la fijación de precios es una de las prioridades de muchos fabricantes de automóviles, ya que permitiría que las tarifas se adapten a los usos particulares de los servicios de conectividad en los vehículos. General Motors, por ejemplo, aconseja que los operadores móviles consideren los automóviles como un segundo dispositivo en el plan de datos del cliente, con una tarifa mensual baja.

El informe apunta adenás a la colaboración entre la industria de la automoción y los operadores móviles. La primera ve a los segundos como socios naturales, no sólo para permitir la conectividad, sino también para compartir su conocimiento y experiencia a la hora de reforzar las relaciones con un consumidor hiperconectado.

Por último, se espera que las aplicaciones formen parte del ecosistema, con fabricantes como Renault lanzando sus propias tiendas de aplicaciones. Pero los fabricantes no creen que el automóvil conectado se convierta en un entorno de desarrollo de aplicaciones abiertas, por razones de seguridad y fiabilidad. El mercado potencial de aplicaciones para vehículos conectados será mucho más pequeño que el que se ha desarrollado en torno al smartphone.

Sea como fuere, el automóvil conectado supondrá redefinir el negocio del automoción. Los paquetes de servicios, los canales de distribución, la oferta de productos, los precios y la atención al cliente se verán muy afectados, y en algunos casos necesitarán nuevos modelos de negocio que tendrán que  partir de cero al tiempo que evoluciona la dinámica entre el fabricante, el concesionario  y el cliente. Carlos Morales, director global M2M de Telefónica Digital, señaló en este sentido: “El coche conectado es una de las innovaciones más interesantes que hemos visto en más de un siglo de desarrollo del sector”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor