HD DVD vs. Blu-ray: de batalla a culebrón

Empresas

Cuando hace casi dos años aparecieron ambos formatos de alta definición nadie hubiera dicho que al final te los iban a regalar por ganar cuota de mercado.

Inicios

Finales de 2007 y principios de 2008 está siendo la época álgida en el batalla por la nueva generación de DVD. El objetivo inicial era ofrecer al usuario un calidad de imagen y sonido mejor que la ya conseguida con DVD y los medios eran los reproductores y televisores preparados para ellos. Enseguida se crearon dos grandes facciones, cada una con su propio formato propietario: Toshiba con HD DVD y Sony con Blu-ray, a los que fueron uniéndose otras compañías fabricantes de electrónica de consumo, de informática y, los más importantes, los creadores de contenido, las grandes empresas cinematográficas.

Las filas se fueron engrosando con apoyos más o menos importantes. Destacó la negativa de Sony de ceder su formato a los estudios de cine para adultos, con lo que el cine X se adhirió al sector HD DVD, lo que significó un fuerte apoyo para este sector.

También destacó el anuncio de algunas compañías que decidieron comprometerse con ambos formatos, como fue HP y otras que empezaron a preparar dispositivos capaces de reproducir ambos formatos.

Reproductor + televisor + contenido

Como es lógico, en medio de esta lucha encarnizada, valorada en miles de millones de euros en concepto de pago de licencias, los consumidores permanecen a la expectativa, reacios a gastarse los más de 600 euros que costaban los primeros reproductores de alta definición, por si optaban por el formato ganador.

Al mismo tiempo no hay que olvidar que un reproductor de alta definición no sirve demasiado sin un televisor HD Ready o Full Ready, es decir, capaz de reproducir las 1080p que ofrece HD DVD o Blu ray. La evolución del mercado y de la demanda ha hecho que los precios hayan caído dramáticamente, lo que es bueno para el consumidor, pero deja en mal lugar al fabricante, que trabaja con márgenes cada vez más reducidos.

Y tampoco hay que olvidar, que por mucho que tengas un reproductor de alta definición y un televisor preparado por ello, sin contenido, de nada te sirve. Aunque varios estudios cinematográficos optaron por lanzar sus productos en ambos formatos, el alto coste que esto supone hizo que la mayoría se decantara por uno u otro, dejando de nuevo al consumidor con el anhelo de querer ver una película que precisamente salía al mercado en un formato diferente al que él había comprado.

Eso en cuanto al cine, porque lo que es el contenido televisivo, es prácticamente nulo, por lo menos en España. Luchando por la TDT, a las cadenas de televisión no les queda demasiado margen como para emitir en alta definición y la oferta llega de algunas cadenas extranjeras a las que se accede a través de la televisión por satélite.

Es decir, que al final el usuario se encuentra con que ha realizado una gran inversión que sólo puede explotar alquilando o comprando películas en el formato escogido, más caras, además, que los DVDs tradicionales.

La recta final

Una vez iniciada la era de la alta definición, las noticias se suceden, los analistas se apresuran a tomar cifras y hacer previsiones y las compañías a reducir los precios, vendiendo casi sin margen con tal de conseguir cuota de mercado, Toshiba se adelantó a Sony con su HD DVD, pero la segunda ponía todas sus esperanzas en su PlayStation 3, que llegaba al mercado con retraso pero con una unidad Blu-ray incorporada. Las cifras subían y bajaban, Microsoft anunciaba una unidad óptica HD DVD para su Xbox 360 y los fabricantes de productos informáticos se apresuraban a poner a disposición del usuario unidades de uno y otro formato.

Llagamos a finales de 2008 y principios de 2009 con malas noticias para Toshiba. Primero la deserción de Time Warner y segunda la de Digital Playground. Esta segunda, curiosamente, es un estudio cinematográfico de cine pornográfico; Sony se da cuenta del error cometido y cede su formato a quien esté dispuesto a darle algunos puntos extra en su batalla.

La reacción de Toshiba no se deja esperar y anuncia rebajas importantes en sus reproductores. A partir del 18 de Enero de 2008, el precio recomendado de venta del modelo de entrada 1080p, HD-EP30, se situará por debajo de los 200 euros, y el del modelo de alta gama HD-EP35 se situará por debajo de 300 euros.

En plena lucha, sin embargo, Sony echa toda la carne en el asador y junto con Sharp anuncia en Estados Unidos que la compra de ciertos modelos de televisores LCD incluirá de regalo reproductores Blu-ray. Otra promoción incluye el regalo de hasta cinco películas Blu-ray por la compra de un reproductor.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor