HTML 5, imparable

CloudEmpresas
0 0

La omnipresencia de Flash podría verse minada con la llegada de HTML5, un estándar para el desarrollo web que, entre otras cosas incorporará funciones de vídeo.

1- HTML5 Vs Flash

El  mundo online se enfrenta a un debate desde hace bastantes meses: seguir respaldando a Adobe Flash o adoptar el nuevo estándar, HTML5.

Flash está tremendamente extendido, de hecho tiene una penetración del 98%. Sus inicios se centraron en animaciones gráficas, pero su éxito se consolidó al ofrecer un fácil mecanismo de vídeo streaming en un mercado plagado de tecnologías incompatibles de Microsoft, Apple o Real. Pero ahora están llegando nuevas tecnologías, sobre todo el nuevo estándar HTML, HTML 5, un lenguaje utilizado para escribir páginas web, que quieren reproducir lo que Flash está ofreciendo.

Son muchos los que creen que será inevitable que HTML y otras tecnologías reemplacen a Flash, y curiosamente una de las razones es porque serán capaces de reproducir las habilidades que ofrece Flash. Se afirma, y no sin faltar a la razón, que la web es una plataforma demasiado vital para empresas, medios de comunicación y la sociedad en general como para que estén en manos de un único vendedor, a pesar de que es ingente la cantidad de contenido que hay en formato Flash.

HTML5 está madurando y lo hace con el apoyo de los navegadores, aunque aún está incompleto. En general después de años en los que la estandarización en torno a HTML ha sido algo desordenada, fabricantes de navegadores como Apple, Opera, Mozilla o Google están cambiando. Quizá el aspecto más visible de HTML5 sea el soporte incorporado para audio y vídeo, pero existen otras habilidades, como almacenar datos en un ordenadores para que sean utilizados por las aplicaciones; que los programas basados en web puedan ejecutar múltiples tareas al mismo tiempo, lo que se conoce como Web Workers; Web Sockets para enviar actualizaciones  periódicas al navegador, o Canvas, una tecnología que mejora los gráficos en dos dimensiones.

Al mismo tiempo se están desarrollando nuevas opciones y nuevos estándares bajo el paraguas de la “Open Web”, como WebGL para acelerar gráficos en 3D en la web, mejorar las tipografías a través de CSS (Cascading Style Sheets) o mejora de JavaScript para escribir programas basados en web.

Incluso Microsoft, que ha desarrollado y está promocionando Silverlight, un rival de Flash, se ha rendido a los estándares y en los últimos meses se ha comprometido con el desarrollo de HTML y SVG.

La oposición a Flash también tiene un componente práctico que denuncia las numerosas ocasiones en las que se bloquea el software. Y eso es precisamente una de las razones por la que Mozilla trabaja en la versión de Firefox que aísla los plug-in en procesos informáticos separados de forma que sus problemas no afecte a todo el navegador.

2- La Open Web

Como es lógico, Flash también tiene ventajas. La más mencionada tiene que ver con su consistencia frente a lo caótico de la Open Web, de forma que hoy por hoy puede decirse que Flash es la opción más segura.

Las dificultades que tiene HTML5 con el vídeo es un buen ejemplo. El vídeo en Flash puede utilizar varios códecs para el cifrado y descifrado de los vídeos sin que el usuario tenga que saber nada salvo que debe pinchar sobre el botón “play”.  En HTML5 hay dos códecs: H.264, que soportan Apple Safari y Google Chrome, y Ogg Theora, que respaldan Firefox, Chrome y Opera. Esto hace que además de en Flash los vídeos deban subirse a Internet en otros formatos porque habrá muchos usuarios cuyos navegadores todavía no puedan hacer uso de HTML5.

Existen otros detalles a tener en cuenta. Actualmente la open Web ofrece lo que Flash ya tiene hoy, pero el futuro es otra cosa; además, las herramientas de programación no están preparadas para dar servicio a la amalgama de herramientas que existen en Open Web, y una de las razones es que HTML5 y las tecnologías relacionadas no están terminadas.

Lo que nadie duda es de todo el potencial que puede ofrecer HTML5 y que puede resumirse en varios puntos: Reducir la importancia de los plug-ins, facilitar gráficos más interactivos, permitirá que las aplicaciones accedan al sistema de almacenamiento local, añadir localizaciones, mejorar la seguridad o simplificar el desarrollo web.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor