IBM hace a los coches más inteligentes

Empresas

IBM ha comenzado a promover una tecnología que podría permitir a los coches resolver problemas por sí mismos.

Esencialmente, el Parametric Análisis Center, o Centro de Análisis Paramétrico, crea un entorno en el que los datos del sistema eléctrico del coche llegan a una unidad de procesamiento central, denominada Telematics Control Unit (Unidad de Control Telemático). La TCU alerta al conductor o al vendedor del inicio de un fallo potencial, como altas temperaturas que emanan de un componente específico o fallos en la junta, lo que posibilita que ese problema pueda resolverse desde sus inicios y no afecte a otras partes del coche.

“Podemos tener un gran impacto en el proceso de garantía”, afirma Nathaniel Mills, técnico de IBM Research.

Con la información de la TCU, los concesionarios podrían ordenar una reparación previa, por ejemplo, o informar al conductor de que la falta de potencia es consecuencia de una pérdida de gas más que de una rotura en el tanque de combustible.

Por otra parte, los datos de los diagnósticos pueden recogerse y analizarse para ofrecer a los fabricantes de automóviles un mejor entendimiento de fallos en el equipamiento y otros problemas.

Los datos sobre desgastes y roturas también se pueden extraer de un coche sin necesidad de una TCU, simplemente conectándose al puerto de datos del coches, una característica común en los nuevos automóviles. Pero estos modelos no alertan automáticamente, sino que los datos, en las comprobaciones periódicas, pueden ofrecer información sobre fallos potenciales.

Los coches, como casi todo, se están convirtiendo en dispositivos electrónicos. Sistemas de cámaras y radares que ofrecen a los conductores información sobre coches en determinadas zonas donde hay poca visibilidad se desarrollarán en los próximos años, por ejemplo.

En años posteriores, se espera que la electrónica tome parte en muchas más funciones, como el flujo del tráfico.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor