IBM no está preparada para el Linux de Oracle

CloudServidores

El fabricante, no obstante, sí que garantiza la compatibilidad de sus productos con Red Hat, el principal competidor de Oracle.

IBM no está lista para hacer certificar que sus programas son compatibles con la versión de Linux que Oracle lanzó el pasado otoño, y eso, como confirmaba un portavoz de la compañía que inventó el PC, significa que deja a la segunda la tarea de responsabilizarse de que sus programas corran a la perfección sobre su sistema operativo, Oracle Enterprise Linux. La decisión supone un ligero revés para Oracle, que ha tratado de enganchar a consumidores y grandes corporaciones garantizando que su distribución del sistema de código abierto es 100 por cien compatible con los principales programas de empresa, incluidos los que ya funcionan a pleno rendimiento en Red Hat.

Sin el enganche de IBM, otras compañías están a la espera de que sean los consumidores los que, instalando el Linux de Oracle, inclinen la balanza del mercado, y justifiquen así los desarrollos para ese sistema. El anuncio es especialmente grave para Oracle si se tiene en cuenta que IBM sí que garantiza la compatibilidad de sus productos con Red Hat, el principal competidor de aquélla. “Lo que está vendiendo Red Hat es tranquilidad a los consumidores. Oracle no puede hacerlo porque no es capaz de certificar su compatibilidad”, afirmaba al respecto un analista de Global Equities Research.

Red Hat emite certificados a los desarrolladores de más de 2.700 paquetes de software de negocios, documentos que implican que esos productos son completamente compatibles con esta distribución de Linux. Frente a estas cifras, Oracle guarda silencio y es incapaz de confirmar si hay empresas que hayan ya certificado su compatibilidad con Oracle Enterprise. Tampoco confirma si sus consumidores tendrán problemas usando aquellos programas que no forman parte del propio sistema operativo.

Para los analistas, las certificaciones de compatibilidad que emite Red Hat son la clave de la confianza de muchos negocios a la hora de usar esta distribución, confianza que se traduce en buena medida en ventas.

De todas maneras la guerra entre estos dos sistemas está lejos de tener un vencedor claro. Buena muestra de esto es el mutismo que Oracle y Red Hat mantienen sobre las cifras de clientes. Mientras la primera no ha dado todavía ningún dato, desde que lanzara su sistema en octubre, Red Hat sólo aporta el número de nuevos clientes en el último trimestre, 12.000, pero no confirma cuál es el total de su cartera.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor