iGlass, cuando Apple también se apunta a las gafas inteligentes

Empresas

No parece inminente la llegada al mercado de las Google Glases de las que ya te hemos hablado en más de una ocasión aquí en Itespresso, aunque cada día que pasa, evidentemente, estamos más cerca de que constituyan una realidad, pero raro era que los chicos de Cupertino no hubiesen decidido desarrollar algún ingenio de ese tipo. En esencia se trata de un dispositivo montado sobre unas gafas o sobre una montura similar a estas que proporciona a su usuario información en tiempo real a la vez que puede tomar fotos o vídeo e incluso transmitirlo en streaming. Pues bien, al parecer en Apple tienen ya patentado algo así como unas gafas iPad… ¿iGlasses? Lo más singular es que en lugar de usar pantallas o paneles translúcidos para mostrar las imágenes al portador, estas llegarán directamente a la retina mediante miniproyectores LCD.

En lugar de confiar la percepción de la información visual a un proyector frente a los ojos, como en el caso de las gafas intelilgentes de Google, en Apple han apostado (al menos en su patente así se recoge) por proyectar desde el lateral de los ojos dirigiéndose a sus pupilas, en lugar de reflejarse en el cristal de las gafas.

La principal consecuencia sería una sensación de inmersión total en la imagen. Además, y a diferencia de las Google Glasses que emplean un único head-up display como dispositivo de visualización de la imagen reflejada, la patente de Apple indica que  se emplearían dos proyectores, uno para cada ojo, a fin de conseguir la inmersión visual total que evitaría los posibles mareos puesto que emplearía técnica estereoscópica, proyectando una imagen ligeramente distinta para cada ojo y, por tanto, ofreciendo funcionalidades 3D. Con dicho método, además, se conseguiría ocupar todo el campo de visión del espectador y podría incrementarse considerablemente la calidad de la imagen.

Con todo, y como en el caso del proyecto que Google ya lleva tiempo desarrollando y otros similares de otras empresas, el mayor obstáculo sería la resistencia de los usuarios a ir por la calle con semejante artefacto en la cara aunque tampoco hay que olvidar que los pinganillos Bluetooth son muy prácticos y convenientes pero tampoco se ve a demasiada gente llevándolo en la oreja alegremente.

Quizá la ventaja de estos dispositivos (además del factor novedad) sea la comodidad para realizar más funciones que simplemente conversar por teléfono con las manos libres: hacer fotos, grabar vídeos, visualizar información (aquí la realidad aumentada tendrá mucho que decir) y otras posibilidades abren el abanico de uso de estos dispositivos.

Quizá la forma más efectiva de que los usuarios apuesten por estos dispositivos sea que se parezcan lo menos posible a estos prototipos poco discretos, que se asemejen al máximo a unas gafas normales y corrientes y que no vayamos por la calle como salidos de u episodio de Star Trek. La serie de televisión. La original.

─[Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos de América]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor