Impresora Canon PIXMA MG8150 [Review Gizmodo]

Empresas
0 0

Publirreportaje. Hace unos años, pensamos que la innovación en las impresoras se había acabado y que el futuro sería un montón de dispositivos prácticamente idénticos.

Pensábamos que las impresoras tendrían siempre las mismas opciones: imprimir, escanear y copiar; por lo que las impresoras de tinta tan sólo se volverían más pequeñas y baratas, mientras que las láser mejorarían hasta acaparar el mercado profesional.

Al final resulta que, por supuesto, estábamos equivocados. Las impresoras han continuado diversificándose para ajustarse al trabajo para el que estaban pensadas.

La impresión fotográfica es un caso especial

La impresora PIXMA MG8150 de Canon es un claro ejemplo de ello. Esta impresora de inyección de tinta tiene un montón de características diseñadas para hacer de ella una excelente impresora que puede satisfacer perfectamente a fotógrafos semiprofesionales y artistas, mientras puede ser también utilizada para la impresión básica de documentos sin que resulte cara.

Por cerca de 339 euros, puedes tener una impresora con un sistema de tinta impresionante, escaneo rápido y preciso, un conjunto razonable de opciones para el papel y una calidad en la impresión sencillamente excepcional.

Una de sus habilidades más impresionante viene con su software HD Movie Print, con las que los usuarios podrán imprimir fotos directamente de sus películas en alta definición. Tan sólo tienes que reproducir una película HD, pararla y decidir los fotogramas que quieres imprimir.

El apartado físico

Las dimensiones de esta impresora son 470x392x199 mm, y su embalaje cuenta con un sistema especial para poder sacarla de la caja sin problemas.

Una vez fuera, es fácil que ya empiece a adaptarse como algo más de la casa gracias a su atractivo diseño. Cuenta con esquinas biseladas y una tapa brillante con una pantalla de 3,5 pulgadas y el botón de encendido. Una vez encendida, la tapa parece cobrar vida con sus botones táctiles iluminados. El sistema es muy intuitivo ya que la impresora es capaz de guiarte por sus características a través de los botones, iluminando sólo aquellos que conciernen a la funcionalidad que queremos: imprimir, escanear o copiar.

Tiene dos opciones de alimentación de papel: un cargador con un máximo de 150 hojas bajo la impresora, donde colocaremos generalmente el papel normal, y un alimentador trasero con capacidad también para 150 hojas, donde colocaríamos el papel especial.

Cuenta también con una bandeja especial para imprimir CDs, DVDs y Blu-rays directamente o a través de las muchas otras soluciones proporcionadas por Canon, como las pegatinas o los transfers de planchado.

Además del escaneado normal permite el escaneado de alta definición de película de 35mm, tanto negativos como diapositivas, utilizando una unidad especial que se coloca sobre el cristal del escáner.

Echando un vistazo al interior de la impresora podemos ver hasta que punto ha evolucionado el mercado de estos dispositivos. Utiliza 6 cartuchos diferentes: uno más grande para el negro utilizado en los textos, 4 para los colores y por último uno gris para las escalas de grises.

Preparación y utilización de la impresora

Esta impresora tiene todas las conexiones que se pueden esperar: Ethernet, Wi-Fi y USB 2.0. La configuración de la conexión de red por el puerto Ethernet es sencilla e instantánea usando el CD suministrado. La conexión por Wi-Fi es prácticamente igual de sencilla, tan sólo tendremos que introducir la clave usando la pantalla y botones de la impresora.

El interfaz de usuario resulta intuitivo y los menús bien diseñados. La impresora se controla usando un panel “circular-táctil” y tres botones sensibles al contexto nos presentan las opciones para cada situación, lo cual resulta más fácil que otros sistemas.

El software ofrece un buen acceso a las funciones de la impresora y con una preparación rápida ya estaba lista para imprimir, escanear y copiar documentos.

Las opciones de entrada son muy completas, junto con el escáner se encuentran ranuras para tarjetas de memoria, aceptando los estándares más comunes en cámaras y móviles. Además cuenta con un módulo Bluetooth opcional y de un puerto de infrarrojos que permite recibir imágenes directamente de los móviles.

Capacidad del escáner

El escáner es significativamente mejor que otros de gamas más bajas de Canon, permitiendo éste capturar imágenes más rápido y con mejor calidad. Las especificaciones decían que era capaz de escanear una imagen de tamaño A4 a 48bit y pudimos comprobar que es cierto.

El escáner además fue capaz de encontrar y reproducir fielmente los pequeños fallos que había en las imágenes y permite escanear documentos y crear PDFs sin necesidad de ordenador pudiendo grabarlas en una memoria USB directamente.

Calidad de impresión

Al final en una impresora lo más importante es la calidad que tiene su impresión en papel, y en eso Canon se puede sentir orgullosa de su sistema ChromaLife100+, que provee tanto de tinta como de papel y que está diseñado para obtener los mejores resultados en sus impresoras.

La calidad de la impresión está asegurada ya que, al igual que otras impresoras Canon con el mismo sistema, puede colocar gotas de tinta con una precisión de 1/9600 de pulgada.

Probamos la impresora usando papel Matte Photo, el siguiente en la escala, Photo Plus, y por último con el Pro Platinum, el superior en la gama de papel fotográfico brillante de 300g/m2 y con el que se obtiene resultados exquisitos.

También disfrutamos de las opciones creativas que proporciona el papel Fine Art “Photo Rag”, de calidad media-alta y cuyos resultados eran lo suficientemente buenos como para ser usados a nivel profesional.

Canon asegura que las impresiones ChromaLife100+ pueden durar 300 años, aunque eso no lo podemos comprobar lo que hemos visto es que todas las impresiones de prueba que hicimos tenían una superficie robusta y no hubo indicios de tinta corrida o desvanecida.

Además de la impresión fotográfica también probamos la normal en blanco y negro de documentos de texto, obteniendo una velocidad de 12 páginas por minuto en buena calidad y pudiendo además imprimir por las dos caras.

Conclusión

La calidad de impresión de las imágenes es suficiente para cubrir la mayoría de las necesidades amateur o semiprofesionales, a la vez que la velocidad en impresión de documentos es suficiente para las necesidades de una pequeña oficina.

La PIXMA MG8150 cumple con todas las expectativas de alguien que quiere una todo en uno de calidad que permite imprimir, escanear y copiar con facilidad junto con una buena cantidad de características chulas y útiles.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor