La industria musical estadounidense resucita gracias al streaming

Marketing

Las ventas de música en EEUU aumentaron un 8,1%, hasta 3.400 millones de dólares, en el primer semestre. El streaming ya supone el 47% de los ingresos.

Las discográficas estadounidenses están registrando su mayor crecimiento desde la década de los 90. Tras década y media de travesía del desierto y numerosos intentos de adaptación al nuevo panorama digital, parece que la industria musical de Estados Unidos está ganando dinero de nuevo.

Las ventas de música en EEUU aumentaron un 8,1%, hasta los 3.400 millones de dólares, en los seis primeros meses de 2016 en comparación con el mismo período del año pasado, anunció hoy la Recording Industry Association of America (RIAA). En la primera mitad de 2015, los ingresos crecieron sólo un 0,5% interanual. Este cambio marca el mejor crecimiento desde finales de 1990, según la asociación, que representa a las discográficas más importantes del país.

Este crecimiento se debe fundamentalmente a la popularidad de las suscripciones mensuales a servicios de música en streaming como Spotify y Apple Music. Eas suscripciones de 10 dólares al mes han llegado a una escala suficiente como para liderar el crecimiento de la industria, a la altura del CD. El primer semestre de 2016 registró un promedio de más de 18,3 millones de suscripciones a servicios de música, duplicando los 9,1 millones del mismo período del año pasado, indicó la RIAA.

Los consumidores se han ido alejando de la compra de discos o canciones para pagar por un modelo de escucha ilimitada de temas a cambio de una tarifa fija. La música por suscripción ya había ofrecido un avance de su éxito en 2015, cuando subieron un 0,9% interanual y los ingresos por streaming superaron los de las descargas por primera vez, mientras las descargas digitales en la iTunes Store se hundían un 17%, según CNET.

En la primera mitad de este año, los ingresos procedentes del streaming fueron casi la mitad del total de la industria musical. Las ventas combinadas de suscripciones, radios en línea y servicios con publicidad como Vevo, YouTube y el Spotify gratuito sumaron el 47% del volumen de negocio de la industria discográfica de EEUU.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor