Infografía: Intentando desmitificar la burbuja 2.0

Empresas

Tras algunos movimientos económicos astronómicos y salidas a bolsa decepcionantes muchos comparan el auge de las startups TIC con la burbuja de las puntocom ¿Qué hay de cierto?

Muchos analistas, expertos y periodistas tecnológicos hablan de una burbuja 2.0, una situación con ciertas reminiscencias a la que se vivió en el año 2000. En pleno cambio de milenio hubo empresas tecnológicas que se vendieron por cientos de millones de dólares pero que, en su mayoría, ni siquiera sobrevivieron unos meses.

Hay varios factores que han llevado a pensar en una nueva burbuja TIC. En primer lugar, las altas valoraciones de pequeñas empresas con poca plantilla o productos que se acaban de crear. Por otro lado, las compras de startups por cantidades muy altas, como fue el caso de Instagram por parte de Facebook. A todo ello se suman las salidas a bolsa, como la de esta misma red social o la de Zynga, que no han resultado lo provechosas que los accionistas esperaban.

La infografía que os ofrecemos a continuación, creada por Nowsourcing y bizbrain.org, intenta desmitificar la teoría de una burbuja 2.0, aunque lo consigue a duras penas. Hay datos que pueden llevar a dar la razón a los que ven una repetición de lo ocurrido 13 años atrás. Por ejemplo, tres de cada cuatro startups apoyadas por inversores de capital riesgo no producen el retorno de capital. Además, el 95% de las firmas emergentes no alcanzan el ROI proyectado con sus ingresos.

Si se estudia caso por caso, puede verse que las empresas 2.0 más famosas sí que han conseguido ser superrentables para los que han apostado por ellas. Instagram había recaudado 286 millones de dólares y se vendió por 1.000 millones, Tumblr se hizo con 125 millones de dólares en fondos y fue vendida a Yahoo! por 1,100 millones de dólares.

También tenemos los casos de Zynga y Facebook, que son algo diferentes. Han conseguido multiplicar por siete la financiación obtenida en cuanto a su valor. Sin embargo, sus OPV no han ido demasiado bien y han perdido el 55% y el 31% de valor. Aún así, siguen siendo bastante rentables para los inversores que apostaron por ellas.

burbuja-dospuntocero

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor