Kalray: “Hemos decidido reinventar el procesador”

EmpresasWorkspace

Nuestros compañeros de Silicon Francia han entrevistado a Joël Monnier, anterior ejecutivo de STMicro y actual responsable de Kalray. Esta start-up francesa está realizando innovaciones muy interesantes en el plano de los microprocesadores, gracias a la arquitectura VLIW. Sus productos prometen procesadores con una relación potencia/consumo muy superiores a ARM o Intel. ¿Supondrán un impulso para la industria europea?

 

– Habéis anunciado una capacidad de cálculo de 0,23 TFlops con un consumo menor de 10 W para vuestro MPPA 256. ¿Cómo ofrece un procesador “masivamente multinúcleo” como el vuestro rendimientos superiores a los de otros chips multinúcleo? ¿Está relacionado con la adopción de la arquitectura VLIW?

Los procesadores multinúcleo tienen normalmente 4 u 8 núcleos. En Kalray tenemos una arquitectura disruptiva con hasta 256 núcleos de 28 nm con grupos de 16 procesadores VLIW con muy bajo consumo y otros procesadores para gestionar el intercambio de datos – una arquitectura que nos permitirá de aquí a dos años conseguir 1.024 núcleos con tecnología de 20 nm. Con un consumo menor de 10 W, el MPPA 256 permite conseguir un ahorro de energía de un factor de 100 con respecto a otras familias de procesadores.

– Transmeta (con su procesador Crusoe) también adoptó una arquitectura VLIW sin alcanzar éxito comercial. ¿Qué habéis aprendido de su fracaso?

Los procesadores VLIW son utilizados en la industria, pero Transmeta ha tratado de emular con ellos un procesador x86, lo que generó muchas complejidades y sin duda fue su fracaso. El MPPA no busca los mismos mercados.

– ¿Cuántas aplicaciones son compatibles con el procesador? ¿Vuestro  entorno de desarrollo de aplicaciones AccessCore facilita la portabilidad?

Hoy en día más de cincuenta aplicaciones son compatibles con nuestro procesador y hay disponibles herramientas de desarrollo de hardware, software, depuración y otras bibliotecas, por lo que no existe ningún límite en el desarrollo de aplicaciones. Hasta ahora, un desarrollador tardaba casi un año para crear una aplicación compleja para una FPGA. Kalray juega con ventaja, ya que el tiempo de desarrollo se ha reducido a unas pocas semanas.

– Estáis orientados a mercados desatendidos por FPGA (procesadores reconfigurables) y que no justifican el desarrollo de un ASIC (procesadores dedicados). Pero, ¿por qué no abordar el mercado de los teléfonos inteligentes, ordenadores o servidores que también buscan la máxima potencia con un mínimo de consumo de energía?

Nuestra prioridad es hacer frente a los mercados que requieren pequeñas series de procesadores con alto poder de cómputo; es cierto que tenemos una gran cantidad de interés por los productos sujetos a varios miles o decenas de miles unidades, en el mundo del procesamiento de señales o la seguridad. No creo que nuestros procesadores estén destinados a terminar en smartphones, pero el mercado de los servidores está a nuestro alcance, en parte debido a los ahorros de energía que nuestros procesadores puede generar.

– Importantes compañías francesas, como Technicolor (procesamiento de vídeo), Thales (electrónica de defensa), Alcatel (transmisión de datos), OVH (datos alojados), Dassault Systèmes (3D y realidad aumentada) y Bull ( supercomputadoras) parecen estar interesados ​​en sus procesadores. ¿Estáis en contacto o en conversaciones con alguno de ellos?

Estamos ya en programas de I+D con algunas de estas empresas, pero también recibimos un gran interés desde Estados Unidos o Japón. En breve estaremos en disposición de anunciar nuevas asociaciones.

– Vuestros procesadores están diseñados entre Grenoble y París, pero fabricados por TSMC en Taiwán. ¿Se puede trasladar la producción a Francia, por ejemplo, STMicro, su anterior empresa?

Buscamos crear una familia de procesadores de bajo coste. Trabajando con el líder mundial de fundición, tenemos la capacidad de producción de grandes volúmenes, lo que nos permite alcanzar economías de escala significativas. Pero los medios de producción también existe en ST y el traslado no está efectivamente excluido.

– ST parece desinteresado por los procesadores en favor de los MEMS. La mayoría de las fábricas de procesadores se encuentran ahora en los EE.UU. o Asia. ¿Cuál es su modelo? ¿Permanecer sin capacidad de fabricación propia? ¿Puede ayudar a aumentar la industria europea de los procesadores?

Kalray ha decidido reinventar el procesador a través de una optimización de software y de arquitectura. A diferencia de ARM, Kalray vende hardware, a veces placas, y aporta un valor añadido real en el software. Nuestro modelo se acerca más a empresas como Xilink o Altera y nuestro objetivo claro es llegar a la barrera de los mil millones de euros en ventas a finales de la década.

*** Entrevista original realizara por nuestro colega Jérôme Bouteiller, director editorial de NetMediaEurope en Europa.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor