Kickboxing Station: guantazos por todos lados

Empresas
0 0

Ya lo decía el bueno de Pazos en “Airbag“… vamos a llevarnos bien o si no aquí va a haber hondonadas de… no, de caricias no era.

Todos concemos el típico punching-ball, donde entrenar para convertirnos en un muerdeorejas como Mike Tyson o en el más grande como Muhammed Ali (vuela como una mariposa, golpea como una abeja, ¡pelea, chico, pelea!).

Kickboxing Station introduce una novedad interesante: dos pads adicionales para no centrar nuestros golpes solo en la “cabeza” de nuestro oponente. ¿Deseas saber más?

Dos simples añadidos laterales, una cosa tan simple y lo que puede llegar a complicarse una pelea contra el punching-ball.

Ajustables en altura y orientación, patadas, rodillazos y puñetazos… cabezazos incluso, serán los nuevos golpes que podrás practicar con este instrumento de entrenamiento que además de permitirte adquirir ciertos rudimentos en el noble arte del marqués de Queensbury te ayudará a introducirte en artes marciales y, por encima de todo, mejorar tu nivel cardiosaludable y, por qué no dcirlo, desahogarte de esas pequeñas diferencias con el jefe, la parienta o el director del banco que te deniega el préstamo para tu nueva casa.─Antonio Rentero [Seventh Avenue]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor